Por Alejandro Basulto
24 agosto, 2021

Cinco meses antes, Rogério do Amaral Ferreira había perdido a su padre por el coronavirus. Decidiendo entonces, él mismo hacerse cargo de que su hijo, Maurício Grzybowski, estuviera inoculado.

Sin duda alguna, Brasil ha sido uno de los países más afectados por la pandemia del COVID-19. Con más de 20 millones de casos de personas contagiadas y casi 575 mil fallecidos, este país sudamericano es lejos el más golpeado por esta enfermedad en todo el continente. Costando, lamentablemente, varias muertes. Tragedias familiares entre las que está el fallecimiento del padre de Rogério do Amaral Ferreira. Un dentista cirujano que no desaprovechó la oportunidad de vacunar contra el coronavirus a su propio hijo, Mauricio Joaquim Grzybowski Ferreira, en la Unidad de Salud Ouvidor Pardinho, de Curitiba.

Maurício Grzybowski / Twitter

Con 23 años, Mauricio vivió especialmente el luto de su abuelo, Alceu, el papá de Rogério, quien murió luego de contagiarse con el COVID-19 cuando tan solo le faltaba una inyección para completar su inmunización. Tenía 87 años cuando falleció y Mauricio quiso inocularse con su padre como una manera para honrarlo. Mientras que su padre, Rogério do Amaral Ferreira, además de desempeñarse como dentista cirujano en la Red Municipal de Salud, los fines de semana también colabora en la campaña de vacunación contra esta pandemia. Y aunque fue fruto del azar del sistema que Mauricio pudiera vacunarse con su padre, los dos siempre esperaban que fuera así.

Maurício Grzybowski / Twitter

“Lo que más quería era vacunarme y que mi vida volviera a ser como antes. Compartir el final de esta larga espera con mi padre fue hermoso (…) Al final, me llamaron a la carpa en la que estaba trabajando. Cuando llegué allí, todo el mundo estaba esperando. La gente empezó a aplaudir y decir: ‘Mira el hijo del Dr. Rogério’. Fue emotivo”

– contó Mauricio Grzybowski a G1.Globo

Después de la pérdida de su padre, Rogério vivió difíciles días. Un luto más que entendible, siendo tanto él como su hijo muy cercanos con el difunto Alceu. Un padre al que quería mucho, y que lamentablemente, solo quedó a una inoculación de poder salvarse.

“Es bueno ver que este grupo de edad está muy comprometido con la campaña de vacunación, y tener la oportunidad de vacunar a mi hijo fue muy gratificante (…) Ni siquiera imaginé que daría tanta repercusión a algo tan espontáneo”

– dijo Rogério do Amaral Ferreira

Todo este emocionante momento en el que Rogério do Amaral Ferreira aplicó la dosis de la vacuna contra el COVID-19, a su hijo, Mauricio Grzybowski, fue registrado en un video que posteriormente este joven subió a su cuenta en Twitter. Como una manera de incentivar a todos a inocularse, y de hacerle así también, un homenaje público a su difunto abuelo.

 

 

Puede interesarte