Por Diego Aspillaga
4 septiembre, 2020

La Bowhead Reach, una bicicleta eléctrica todo terreno creada por Christian Bagg, un hombre que también quedó paralítico; no sólo devuelve la independencia a sus usuarios sino también sus ganas de seguir disfrutando de sus vidas.

Dedicó su carrera a salvar la vida de otros como bombero voluntario y paramédico de atención primaria en el Parque Nacional Banff, pero hace dos años y medio, el viaje de JP Middleton dio un giro para siempre.

“Es un sentimiento de absoluta impotencia. Estás acostado y no puedes mover la parte inferior del cuerpo”, dijo el padre de dos hijos casado a Global News.

Middleton sufrió una lesión en la médula espinal en el invierno de 2018 mientras esquiaba en el monte Norquay en el Parque Nacional Banff, en Estados Unidos.

Global News

“Cuando sabes de inmediato cuáles son las lesiones, empiezas a pensar en el futuro incluso antes de estar en la ambulancia. Estás pensando en tu familia, tu trabajo, estás pensando en la vida en el futuro”, aseveró.

Pasó meses en el hospital Foothills de Calgary tratando de navegar por su “nuevo cuerpo”, su nueva normalidad.  Pero en lo que él llama uno de sus “días más oscuros”, mientras estaba sentado fuera del hospital con su padre, Middleton vio a alguien montado en algo que podría devolverle casi todo lo que perdió tras el accidente. 

Middleton encontró a un hombre llamado Christian Bagg montado en una bicicleta eléctrica todo terreno especial para personas minusválidas.

Bowhead Corp

Bagg, quien también quedó paralizado por un accidente, había estado trabajando en el hospital y construyendo bicicletas accesibles todo terreno en su sótano a tiempo parcial.

“Solo quería salir con mis amigos y que no se preocuparan ni me esperaran”, dijo Bagg. “Solo quería divertirme con ellos, solo quería mezclarme”.

Para eso, inventó la llamada Bowhead Reach, una bicicleta todoterreno con una llanta trasera grande y gruesa, una parte delantera articulada, un arnés y un motor eléctrico robusto para mantenerse al día con sus amigos ciclistas de descenso. La bicicleta puede ir prácticamente a cualquier parte.

Bowhead Corp

Bagg no tardó en darse cuenta del potencial que podía aportar no solo a su vida; pero tantos otros.

“La gente estará haciendo rampas de motor gigantes del tamaño de una cruz, o saldrán con su familia o estarán pescando por primera vez en cinco años. El alcance de lo que la gente hace es una locura”.

Sus clientes incluyen niños con problemas de movilidad que ahora pueden ayudar en la granja familiar, ex atletas de deportes extremos ansiosos por recuperar parte de su vida anterior e incluso personas sanas con problemas de rodillas o caderas.

Bowhead Corp

Con este invento, Bagg le ha cambiado la vida a cientos de personas en el mundo entero. “Hemos enviado bicicletas a Jerusalén, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Reino Unido, Estados Unidos”, dijo el maquinista y diseñador. Tienen un costo de $ 14,900 USD.

“Mi objetivo es mantener este progreso a un ritmo deslumbrante para que las personas discapacitadas obtengan las mismas recompensas que pueden tener en su equipo”, dijo Bagg.

Middleton prácticamente ordenó una bicicleta desde su cama de hospital. Le da crédito por devolverle su libertad.

Bowhead Corp

“Se ha convertido en una extensión de mi cuerpo. Me llevo esta bicicleta a todas partes. Acampar, lo llevo en el campo, enganché el remolque y lo llevé para dejar a mi hijo en su primer día de clases.

“Necesito esto para mantener el ritmo de mis muchachos”, dijo Middleton, quien se está acostumbrando a que los lugareños y los turistas se detengan y miren sus ruedas únicas.

Este gran invento no sólo le devolvió la independencia a estos hombres, sino sus ganas de vivir y continuar disfrutando de sus vidas.

Puede interesarte