Por Constanza Suárez
11 febrero, 2020

Además de las drogas individuales que descubrió, Gertrude Elion, fue pionera en un nuevo enfoque más científico del desarrollo de drogas que alteró para siempre, y aceleró, la investigación médica.

En su niñez, Gertrude Elion disfrutaba de la escuela como nadie: tenía un apetito voraz por aprender. Sin embargo, su vocación no llegaría desde los libros, sino de la experiencia. Cuando su abuelo murió de cáncer, la mujer que nació en 1918, trazó su objetivo. Quería encontrar una cura a esta cruel enfermedad.

En esos años intentar incursionar en ese mundo -o cualquiera- para una mujer era imposible, pero ella terminó venciendo al destino y ayudando a millones de personas en el mundo a través de la historia. 

Elion se especializó en Química en el Hunter College de la ciudad de Nueva York, pero al obtener su licenciatura en 1937, se topó con lo que describió como un «muro de ladrillos». 

Nadie la tomaba en serio. “Se preguntaban por qué en el mundo quería ser químico cuando ninguna mujer hacía eso”, dijo en una entrevista que apareció en su biografía para la Royal Society.

Gertrude B. Elion Foundation

Al haber sido rechazada por una gran cantidad de programas de posgrado, se consideró afortunada de tomar el cargo no remunerado como asistente de laboratorio de un químico. 

En 1939, logró ingresar a un programa de posgrado en la Universidad de Nueva York, donde era la única mujer en su clase de química. Junto con sus estudios, también trabajó como maestra sustituta de ciencias en las escuelas públicas de Nueva York.

GSK

Cuando obtuvo su maestría en 1941, gran parte de la población masculina de Estados Unidos fue enviada al extranjero para luchar en la Segunda Guerra Mundial. La escasez de hombres obligó a muchos empleadores a tomar en serio a las mujeres, incluso como científicas. 

Pero fue en 1944 cuando logró dar con el lugar que catapultaría su fama y donde lograría desarrollar todo su talento. Se unió al equipo dirigido por el bioquímico George Hitchings en el laboratorio Burroughs Wellcome en Nueva York donde amplió su experiencia en campos como la bioquímica, la inmunología, la farmacología y la virología.

GSK

Todavía no del todo satisfecha, comenzó a asistir al Instituto Politécnico de Brooklyn por las noches en búsqueda de un doctorado. Al tiempo le dijeron que debía elegir entre su trabajo y los estudios. Decidió ir por lo laboral. 

No lamentaría la elección, ya que en Burroughs Wellcome ella y Hitchings emplearon un método innovador: en lugar de depender exclusivamente del proceso convencional de prueba y error, estudiaron la diferencia entre las células sanas y las células patógenas, y luego diseñaron medicamentos que buscaban apuntar al patógeno particular.

Usando este método dirigido, Elion ayudó a desarrollar medicamentos como la mercaptopurina, ayudando a sobrevivir a cientos de niños a la leucemia. También diseñó tioguanina, que ayuda a los adultos con leucemia, y desarrolló conjuntamente la azatioprina, para prevenir el rechazo de órganos. Y ha mitigado afecciones como la artritis reumatoide y la colitis ulcerosa.

GSK

Además, Elion, quien en 1967 fue nombrado Jefe del Departamento de Terapia Experimental, desempeñó un papel principal en el diseño de medicamentos como: pirimetamina, que anteriormente se usaba para combatir la malaria; trimetoprima, que trata las infecciones del tracto urinario; alopurinol, que alivia la gota y los cálculos renales; y aciclovir, que trata el herpes y el herpes zóster.

Su empleador estaba tan orgulloso de su trabajo que estableció un fondo de becas en su honor para facilitar a las mujeres carreras científicas. Abrió camino para todas las que quisieran seguir este camino. 

Bettmann / Getty Images

Aunque se retiró oficialmente de Burroughs Wellcome en 1983, permaneció en el laboratorio casi a tiempo completo como científica emérita y consultora, supervisando el desarrollo de azidotimidina (AZT), el primer fármaco viable en la lucha contra el SIDA.

Junto con Hitchings y otro compañero de trabajo, James Black, Elion recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1988. Tres años más tarde, recibió la Medalla Nacional de la Ciencia y se convirtió en la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama de los Inventores Nacionales. En 1995, fue elegida como miembro extranjera de la Royal Society (Reino Unido), y ocupó una cátedra y varios doctorados honorarios, todo sin haber recibido un doctorado formal.

Getty

Elion murió en 1999 a los 81 años, y desafortunadamente no logró encontrar la cura para el cáncer de su abuelo. Pero al salvar y mejorar las vidas de muchos otros, se convirtió en una heroína para el mundo.

Puede interesarte