Por Diego Aspillaga
4 septiembre, 2020

El nuevo suero produciría anticuerpos neutralizantes que protegen de manera sólida a primates no humanos contra el virus que causa COVID-19, provocó una sólida respuesta inmune en hámsters y previno enfermedades clínicas graves, incluida la pérdida de peso, la neumonía y la muerte.

El coronavirus ha causado graves estragos en todo el mundo y pasarán años hasta que podamos recuperarnos de su impacto.

Millones de contagiados, cientos de miles de muertos y países enteros paralizados son sólo algunas de las terribles consecuencias de esta enfermedad, la que aún no tiene cura.

AP

Pero en toda moneda hay dos caras, y si bien el COVID-19 ha sido una verdadera maldición que nos ha seguido durante todo el 2020, esta también ha traído insospechadas buenas noticias.

Desde especies que se creían extintas reapareciendo, pasando por animales que fueron liberados tras la falta de turistas, hasta niveles récord de silencio y descontaminación, el coronavirus ha demostrado que también tiene un lado bueno, y el siguiente caso parece reforzar esa idea.

Un grupo de investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center  (BIDMC) demostraron en un trabajo publicado recientemente que una vacuna candidata para terminar con el COVID-19 generó insospechadas ventajas que podrían salvar la vida de incontables animales.

Pixabay

El nuevo suero produciría anticuerpos neutralizantes que protegen de manera sólida a primates no humanos (NHP) contra el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19 y provocó una sólida respuesta inmune en hámsters dorados sirios y previno enfermedades clínicas graves, incluida la pérdida de peso, la neumonía y la muerte.

Esto significa que la potencial solución al terrible virus también podría salvar la vida de animales con serios problemas y enfermedades respiratorias, una ventaja tan insospechada como bienvenida.

Pixabay

“Recientemente informamos que una vacuna contra el SARS-CoV-2 basada en Ad26 proporcionó una protección sólida en macacos rhesus, y esta vacuna se está evaluando actualmente en humanos”, dijo Dan Barouch, quien es director del Centro de Investigación de Virología y Vacunas del BIDMC.

“Sin embargo, los primates no humanos generalmente no contraen una enfermedad clínica grave, por lo que era importante estudiar si esta vacuna podría prevenir una neumonía grave y la muerte por SARS-CoV-2 en hámsters, que son más susceptibles a la enfermedad clínica”, dijo el especialista .

Consumer.es

La vacuna, desarrollada a través de una colaboración entre BIDMC y Johnson & Johnson (J&J), utiliza un virus del resfriado común, llamado adenovirus serotipo 26 (Ad26), para administrar la proteína pico SARS-CoV-2 en las células huésped, donde estimula el cuerpo para aumentar las respuestas inmunitarias contra el coronavirus.

El grupo de Barouch y J&J desarrollaron una serie de vacunas candidatas diseñadas para expresar diferentes variantes de la proteína de pico SARS-CoV-2, que es el principal objetivo de los anticuerpos neutralizantes, publicó BIDMC.org.

OMS

En julio de 2020, los investigadores de BIDMC y otras instituciones iniciaron un primer ensayo clínico de fase 1/2 en humanos de la vacuna Ad26.COV2.S en voluntarios sanos.  A la espera de los resultados de los ensayos clínicos, la vacuna está en camino de comenzar un ensayo de eficacia de fase 3 en hasta 60.000 participantes en septiembre de 2020.

Esperemos que esta vacuna, que sería la solución de problemas de salud tanto para humanos como para animales, sea exitosa. Muchas vidas dependen de ella.

Puede interesarte