Por Josefa Del Real
14 junio, 2017

“Amo mucho a mi esposo. É es mi mejor amigo.”

Las parejas con síndrome de Down muchas veces son criticadas por la sociedad y se les dice que no pueden llevar una vida normal como cualquier otra pareja. Sin embargo esto no tiene por qué ser así. Maryanne y Tommy Pilling son un claro ejemplo de que las limitaciones que ponemos como sociedad a menudo vienen desde la ignorancia.

Maryanne, de 45 años, y Tommy, de 59, se casaron en 1995, y acaban de celebrar su aniversario número 22.

Según cuenta Linda Newman, hermana de Maryanne, el día que se conocieron su hermana no podía dejar de sonreír y hablar de él. Salieron durante 18 meses antes de que Tommy le propusiera matrimonio.

Habló con mi mamá, Linda, para preguntarle si podría proponerle matrimonio. Tenía un anillo de juguete sacado de una máquina expendedora. Mi mamá inmediatamente le dijo que sí, pero que quería que lo hicieran debidamente así que lo llevó a una joyería para que comprar un anillo apropiado.”

-Linda Newman a DailyMail-

Carter News Agency

Se casaron en la Iglesia de St Mary en Essex, Inglaterra, y se cree que fueron la primera pareja con síndrome de Down en contraer matrimonio.

Aunque la pareja estaba feliz y tenía el apoyo de sus familias, su compromiso no cayó bien a todo el mundo.

Mi mamá recibió muchas críticas en su momento por permitir que se casaran pero ella insistía que fue decisión de ellos.”

-Linda Newman-

Carter News Agency

El 2015, la pareja renovó sus votos matrimoniales para su aniversario número 20

Decidieron renovar sus votos porque en su momento recibieron muchos problemas de la gente a su alrededor. Algunos comentarios decían que era terrible que fueran a casar y cuestionaban a su madre Linda por permitir que la boda ocurriera.

“Es un gran hito para cualquier pareja, en especial para ellos. Querían mostrar lo equivocadas que estaban esas personas. Han sido muy felices juntos.”

-Linda Newman-

Maryanne y Tommy son un gran ejemplo de que muchas veces juzgamos sin conocer a las personas, y solo porque son distintos a nosotros les ponemos condiciones y trabas que no son justas.