Por Camilo Morales
7 enero, 2022

Para Yata Yeawolo parecía el fin de su vida, ya que estaba atrapada en un lugar abandonado. Afortunadamente, en el camino se cruzó Dylan, quien llamó a los bomberos y la rescataron.

Los accidentes pueden venir en el momento que menos se esperan, pero también pueden hacer que héroes anónimos aparezcan para salvar la situación. Y es que hay muchas personas que están justo en el lugar indicado y en el momento indicado.

Aquellos “héroes sin capa” han sido esenciales en situaciones en las cuales la vida de las personas accidentadas corrían real peligro. Como, por ejemplo, por lo que tuvo que pasar Yata Yeawolo.

7News Boston

Según información de 7News Boston, la mujer acababa de dejar a su hijo de 3 años en el jardín infantil cuando tuvo un accidente en una carretera y cayó en una zanja profunda. Su auto se volcó y quedó atrapado entre unos árboles.

La mujer quedó atrapada en las ramas y no podía salir de su auto. Fue así que comenzó a gritar pero sabía que nadie la escuchaba, ya que no había testigos en el lugra. “Nadie podía oírme. Gritaba a todo pulmón, estaba llorando“, contó Yata.

7News Boston

Yata no contaba con que un hombre iba pasando por la carretera cuando se percató que el auto estaba enterrado entre los árboles. Era Dylan Dauphinee, que estacionó su auto y bajó hasta donde estaba el carro de la mujer.

Me apoyé en el cristal del carro y le pregunté: ‘Oye, ¿estás bien? Y ella solo me miró. Recuerdo sus ojos y su cabelo colgando porque estaba boca abajo“, contó el sujeto.

7News Boston

La mujer no parecía con heridas de gravedad y estaba consciente, ya que recuerda el momento en que Dylan comenzó a gritar si es que había alguien vivo dentro del coche. Rápidamente, el sujeto llamó a los números de emergencia, quienes acudieron hasta el lugar.

Los bomberos pudieron sacarla desde el auto y salvaron su vida. Si no hubiera sido por Dylan, quizás la historia de Yata habría tenido un final completamente distinto.

7News Boston

Tengo una hija y una esposa, no podía imaginarme a mi esposa colgando allí“, contó Dylan, quien se sintió muy afectado por la situación. Por su parte, Yata solamente quería abrazar y darle las gracias a su salvador.

Habría estado muerta, se supone que ahora no debería estar viva (…) Dios lo envió“, cerró la mujer.

 

Puede interesarte