Por Diego Aspillaga
11 agosto, 2020

El brasileño Lucas Augusto Pires, de 32 años y padre de dos pequeñas niñas, escribió las conmovedoras palabras horas antes de fallecer por la enfermedad. Se sacrificó por el bien de sus pacientes.

El coronavirus ha causado estragos en todo el mundo. 

Cientos de miles de muertos, millones de contagiados y países enteros paralizados por el miedo a esta nueva enfermedad son sólo parte de las terribles consecuencias de esta pandemia mundial.

Pixabay

Y si bien aún hay personas que no creen que el coronavirus es algo tan grave o que amerite este tipo de medida, hay quienes pueden dar fe de la seriedad de la situación porque luchan contra ella día a día. 

Doctores, enfermeras y trabajadores de limpieza de hospitales y establecimientos de salud están día a día enfrentando a esta enfermedad a la cara para salvar la mayor cantidad de vidas posible. Y si bien esto puede ponerlos en riesgo, muchos de ellos están dispuestos a sacrificarse por sus pacientes. 

A si lo comprobó el triste caso de un médico brasileño que dejó un conmovedor mensaje luego de contagiarse de coronavirus y luego morir a causa de las complicaciones causadas por esta enfermedad.

OMS

El médico neurocirujano Lucas Augusto Pires se contagió de coronavirus trabajando en la primera línea de combate contra el coronavirus, en el Instituto de Saúde Bom Jesus, de la ciudad brasileña de Ivaiporã, publicó Infobae.

Por su profesión se encontraba muy expuesto ante la pandemia, que ha golpeado en Brasil más que en cualquier otro lugar del mundo salvo en los Estados Unidos.

Pires contrajo Covid-19 y fue internado el 25 de julio, de acuerdo al periódico Estado de Minas. Pero el sábado debió ser llevado de urgencia a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Maringá.

Facebook

Poco antes de partir hacia la UTI, el médico de 32 años y padre de dos niñas pequeñas dejó un conmovedor mensaje en redes sociales, asegurando que se había contagiando “haciendo lo que amaba”.

“Estoy yendo en este momento a la UTI, debido al empeoramiento de mi cuadro por Covid-19. Estaré incomunicado, pero desde ya agradezco a los amigos por sus oraciones. Me contagié haciendo lo que amo, cuidando de mis pacientes con amor y dedicación. Lo haría de nuevo. Se que mi Dios está sobre todas las cosas, que sus caminos y propósitos son siempre justos y perfectos y que al final todo contribuye en conjunto para el bien de aquellos que aman a Dios, de aquellos que son llamados según su propósito. Romanos 8:28. Amén”, escribió.

Pocas horas después de escribir este mensaje, el cuerpo de este joven doctor no aguantó el daño causado por la enfermedad y se rindió.

Facebook

La muerte de Pires causó una gran conmoción en la opinión pública, en su familia y entre sus colegas en el Instituto de Saúde Bom Jesus.

“Neurocirujano, el Dr. Lucas deja amigos y colegas y su paso por Ivaiporã, aunque acortado por la fatalidad, estará marcado por el ejemplo de gran dedicación profesional”, dijo el hospital en un comunicado oficial citado por la cadena G1.

Facebook

El caso de este doctor demuestra la vocación y el sacrificio de los trabajadores de la salud, quienes se enfrentan cara a cara con la muerte para ayudar a los demás a salir adelante, aún cuando esto les cueste sus propias vidas.

Puede interesarte