Por Alejandro Basulto
3 septiembre, 2019

La profesional de la salud quiere especializarse como cirujana ortopédica. A su vez, se declara a sí misma una «coleccionista de arte», llegando a ser la ex ganadora del Miss Inked Australia.

La medicina es un área fundamental que cada país y sociedad debe desarrollar. Debido a que la salud de las personas, necesita de médicos y medicinas que estén a cargo de prevenir, tratar y recuperar a la gente que se vea afectada por los diferentes padecimientos y patologías de los que se pueden contagiar. Y normalmente, cuando uno va a un hospital, uno no espera ser atendido por una persona de apariencia punk, o simplemente, llena de tatuajes y con un cabello azul brillante.

Instagram rosesarered_23

Sí, es un estereotipo, que lleva muchos años en la mente de las personas, pero que lamentablemente todavía está vigente. Y la Dra. Sarah Gray quiere cambiar esto. Una profesional médica cubierta de muchos tatuajes que trabaja como interna en un hospital de Adelaida y que quiere convertirse en una cirujana ortopédica. Sarah, además, es una mujer que se reconoce así misma como una «coleccionista de arte», en referencia a sus tatuajes, a los que ella es adicta desde sus 16 años.

Instagram rosesarered_23

De hecho, es tanta su afición, que llegó a convertirse en la ganadora de Miss Inked Australia, luciendo los grabados en su piel con mucha personalidad y orgullo. Con la misma entereza y confianza, con las que los luce en su trabajo. Y siendo una fanática de las películas de terror, asevera que sus tatuajes no deberían molestar a nadie.

Instagram rosesarered_23

«Creo que es un buen tema de conversación, especialmente de la generación más joven de pacientes que vemos, supongo que es un poco una ruptura de la barrera entre lo que tradicionalmente se piensa sobre cómo se vería un médico (…) Si tienes confianza y buen desempeño en tu trabajo, realmente no debería importar cómo te ves (…) Solo estoy tratando de abogar por ser to misma y aún así poder trabajar en la profesión médica»

– dijo Sarah al programa de noticias australiano, Sunrise.

Su presencia única y disruptiva para ser una médica, le ha válido tener más de 60.000 seguidores en Instagram. Buscando a través de esta influencia que tiene, hacer frente a los prejuicios sobre las personas que trabajan en salud y tienen hartos tatuajes como ella.

Puede interesarte