Por Felipe Costa
7 enero, 2021

Cuando se enteró que estaba embarazada, la doctora Yap Choon Fong se armó de valor: continuó sabiendo los riesgos como primera línea. Atendió pacientes sin parar hasta que dio a luz.

Muchos médicos durante el último año han demostrado una vocación enorme sacrificándose por atender a los pacientes afectados por la pandemia de COVID-19. Hemos sabido de quienes no se han tomado si quiera un fin de semana libre, otros que lamentablemente han fallecido contagiados, y ahora conocemos la increíble hazaña de una doctora que aún estando embarazada trabajó en la primera linea sin descanso hasta el día que dio a luz.

The Star

La doctora Yap Choon Fong, de Kuala Lumpur, trabaja en el área de investigación recogiendo muestras de pacientes COVID-19 positivo, estando permanentemente expuesta al virus. Pero a sus 30 años y tras apenas seis meses de casada, no estaba en sus planes quedar embarazada pues tenía mucho trabajo que hacer en pandemia.

Sin embargo no decidió abandonar su puesto. Como primera linea cree tener una responsabilidad más allá de cumplir con simples horas, por lo que estaba dispuesta a seguir aún con un bebé en camino.

Apoyo – Pixabay

Consiguió que su familia le diera el apoyo y comprensión necesaria para continuar en el hospital. Fue algo que costó en un principio pues no estaban de acuerdo con que siguiera en el mismo puesto estudiando muestras de sangre.

“Mi familia y amigos también estaban preocupados por mi riesgo de exposición. De hecho, me aconsejaron que solicitara un traslado a otra unidad, pero me negué porque estábamos experimentando una escasez de personal en la clínica. Sabía que, como vanguardista, no debería ser egoísta. Luego dejé de lado mis miedos y seguí sirviendo para combatir la pandemia de Covid-19 “.

–Yap Choon Fong a The Star

Apoyo – Pixabay

Increíblemente consiguió no enfermarse, pero al momento de dar a luz no se acabaría la preocupación. Tras 48 horas su bebé nacería sano pero se le informaría tres días después que el anestesista que la atendió dio positivo a COVID-19.

Apoyo – Pixabay

Con su bebé recién nacido, tuvieron que verse obligados a una cuarentena de dos semanas para ver como evolucionaba el niño esperando que ninguno de los dos tuviese síntomas, los que finalmente no aparecieron.

Por primera vez, pese a todo el tiempo que ha servido como primera linea, sintió lo que sus pacientes, al vivir el temor real de contraer la enfermedad y lo que implica teniendo un bebé recién nacido. De todas formas mira todo de una forma muy positiva, agradeciendo a su equipo que la asistió aliviando su ansiedad y el estrés del proceso.

Puede interesarte