Por Alejandro Basulto
6 abril, 2021

Pedro, Paulo y Felipe Ferreira están superando una de las mayores tristezas por la que puede pasar un niño y cualquier persona, saliendo hoy adelante gracias a su tío Douglas Amaral y el apoyo de gente que no conocen.

La pandemia del coronavirus ha significado que cientos de miles de familias tengan que lamentar la pérdida de uno o más de sus seres queridos. Sin embargo, y tristemente, en el caso de tres trillizos brasileños de Sao Paulo, Pedro, Paulo y Felipe Ferreira, las malas noticias empezaron desde mucho antes y con aún más drásticas consecuencias. Debido a que en apenas seis meses, sufrieron una seguidillas de tragedias, que han conllevado, que hoy a sus cinco años, estén huérfanos. Afortunadamente, tienen a su tío, pero tomará tiempo y se necesitará de mucha ayuda para que superen todo el dolor sufrido.

Voaa.me

Y es que primero perdieron a su padre, por un accidente de motocicleta, y cuando ya ese hecho les tenía sumamente entristecidos, fue cuestión de semanas para que tuvieran que soportar el fallecimiento de su madre Ana Paula Faria, de 37 años, su tía Karina de 33 años, y su abuela Valentina, de 66. Todas ellas murieron por COVID-19, encontrando estos pequeños su nueva familia en su tío materno de 26 años, Douglas Amaral.

Pero a él, sin tener muchos recursos y siendo ya marido de una mujer y también papá de una niña de un año, le ha significado un gran sacrificio sumar a otros tres hijos adoptivos a su hogar.

Voaa.me

Por eso, con ayuda de varios amigos decidió llevar adelante una colecta en Voaa, para así poder darle los cuidados y la atención necesaria a los trillizos que dio a luz y amó su difunta hermana. Mujer que también dejó a un joven de 18 años, quien afortunadamente, al ser hijo de una relación anterior, hoy está al cuidado de su padre. Mientras que los tres pequeños de cinco años, hoy viven con su tío, luego de haber tenido que soportar primero la muerte de su tía, su mamá y por último, su abuela, quien murió una semana después de sus dos hijas.

“No puedo ni llorar, parece que mi récord de malas noticias no ha parado todavía, pero necesito ser fuerte por ellos (…) Los niños aún no son muy conscientes de lo que realmente sucedió. Saben que su mamá, tía, abuela y papá se convirtieron en estrellitas, pero piensan que algún día volverán”

– dijo Douglas Amaral, tío y actual papá adoptivo de los trillizos, según consignó Razoes para Acreditar

Voaa.me

El hermano de su difunta mamá y padre adoptivo de Pedro, Paulo y Felipe Ferreira, trabaja como vendedor, contando también con los ingresos de su esposa, quien trabaja donde su suegro en una cafetería. Con dichos ingresos mensuales, no tienen para vivir en sanas condiciones económicas con su hija y los trillizos, pero nunca han pensado en bajar los brazos y esperan que la colecta rinda frutos.

 

Puede interesarte