Por Felipe Costa
17 febrero, 2021

Nallely Esparza Flores es una profesora que se volvió viral por su método de realizar clases arriba de su camioneta, en un sector rural donde no todos los niños tienen internet. Tras conocerse su historia, decidieron donarle una nueva, equipada y acondicionada para que pueda seguir cumpliendo su gran labor.

El cierre de clases presenciales, se ha convertido para muchos estudiantes y profesores en un desafío educacional gigantesco. No todo el mundo cuenta con la tecnología necesaria para las clases virtuales y esto lo supo bastante bien Nallely Esparza Flores, una maestra que convirtió el pick-up de su camioneta en un mini salón de clases con el propósito de no abandonar a sus estudiantes.

Mccordov

Su historia se volvió viral en redes sociales, luego de que alguien le tomara una fotografía estando en clase. En ella se le podía ver junto a un joven alumno, arriba de una camioneta roja prestando atención a la lección particular que le dedicaba Nalley, en un sector rural de Aguascalientes, México.

Afortunadamente, las buenas acciones que se hacen desde el corazón, siempre tienen algún tipo de recompensa y en este caso, fue una empresa de autos la que decidió por crearle un verdadero salón móvil como regalo a la maestra.

El Universal

La historia llegó a la firma japonesa de autos Nissan, quienes cautivados por la vocación que tenía Nalley, le hicieron la sorpresa de un salón de clases todo equipado, con el espacio suficiente no solo para atender a un alumno, sino además a varios estando desde arriba. La nueva camioneta cuenta con pizarrón, mesa y materiales educativos.

Sus alumnos ahora ya no tendrán que soportar estar a pleno sol o ver canceladas sus clases debido a las lluvias, gracias al techado de la camioneta, además, el vehículo a todo terreno hará del transporte mucho más rápido. A veces tardaba hasta cuatro horas en recorrer todas las casas.

El Universal

“La idea nació porque mis alumnos no cuentan con internet en sus casas, y la comunicación entre ellos era complicada. Decidí ir casa por casa para darles clases en la caja de mi camioneta con una mesita y sillas”.

–Nallely Esparza a El Universal

La mesa de trabajo cuenta con un acrílico que le permitirá mantener las distancias entre maestra y estudiante, así como contar con múltiples puntos de ventilación con tal de no retener al virus.

El Universal

Sin dudas, el esfuerzo de Nallely y su calidad vocacional no cambiará por dar clase en una camioneta antigua o en una full equipada, pero si permitirá eliminar barreras como la falta de concentración o el agotamiento por trayecto. Por ahora, la profesora se encuentra feliz y sabe que sus alumnos y alumnas también lo estarán, motivados por aprender en su nuevo salón de clases.

Puede interesarte