Por Camilo Morales
28 julio, 2022

Rudy Young se divorció luego de 16 años de matrimonio, se volvió adicto a la cocaína y quedó con numerosas deudas que intentó pagar siendo traficante. Sin embargo, su carrera no duró mucho.

No todos pueden jactarse de que pueden lograr tener un primer día de trabajo excelente. Y es que cuando uno comienza un nuevo empleo es normal no saber ciertas dinámicas y tomarse un tiempo para adaptarse. Eso sí, depende de qué “trabajo“.

A Rudy Young esa fortuna no lo acompañó en ese primer día, aunque no se trate de un empleo como tal. Este hombre de 35 años de Lancashire, Reino Unido, fue detenido por la policía en su primera jornada como narcotraficante.

Rudy Young

Según información de LADBible, la vida de Rudy siempre estuvo marcada por la rutina y lo convencional, ya que nunca estuvo metido en problemas con la ley ni tampoco había tenido conflictos con otras personas.

Rudy era un comerciante de chatarra que entró en una profunda depresión luego de terminar su matrimonio. Se divorció y desarrolló una adicción a la cocaína que casi lo deja en la quiebra.

Pixabay

Sumido en deudas y en la angustia luego de divorciarse tras 16 años casado, decidió que era momento de cambiar su vida y pagar lo que debía. Pero en vez de hacerlo en un trabajo común y corriente, Rudy se arriesgó y comenzó a vender drogas para salir de esa situación.

Así, Rudy conoció gente que estaba en el negocio y le facilitaron un teléfono móvil con el que recibía los pedidos.

Rudy Young

Su abogado defensor ocupó el argumento de que solamente era un consumidor recreativo y que había entrado al negocio para pagar deudas. “No tuvo mucho éxito. Lo atraparon el primer día“, agregó el abogado.

Y así lo descubrieron a Rudy: en un automóvil hablando por la ventanilla con un peatón. La policía se acercó, le pidió revisar el auto y descubrieron que tenía cocaína para comercializar, dos teléfnos móviles y 545 dólares en efectivo.

Pixabay

Finalmente, lo declararon culpable por venta ilegal de drogas. “Eres claramente una persona ingeniosa porque estableciste tu propio negocio como comerciante de chatarra con licencia. Tienes una relación y quieres que te vaya bien en el mundo. Tu problema surgió porque comenzaste a tomar cocaína, una sustancia destructiva, adictiva y costosa“, fue la sentencia que dictó el juez.

Como no tenía causas previas, Rudy fue condenado a dos años de cárcel y realizar 150 horas de trabajo comunitario. “Estoy seguro que estás de acuerdo con mi mensaje de que estas drogas destruyen la vida de las personas. Destruyen la salud, el bienestar y la estabilidad social de las personas“, cerró el juez.

Puede interesarte