Por Luis Lizama
19 marzo, 2020

No es lo único que están confeccionando, pues también hacen sábanas y camisolines para los médicos.

El coronavirus mantiene en alerta al mundo. En este punto, es necesaria la colaboración de todos y todas, para frenar a esta pandemia. Desde organizaciones sin fines de lucro, que entregan comida a médicos, para agradecer su impecable labor, hasta grupos vecinales que aportan con detalles importantísimos.

En este caso es el Ejército Argentino quien ha tomado la posta y está fabricando artículos de primera necesidad, para combatir al coronavirus. Mascarillas desechables, sábanas y camisolines para los médicos. Todos juntos venceremos a esta pandemia.

https://youtu.be/4xzYMHp_NR4

Siguiendo la línea del gobierno argentino, la sastrería del Ejército dejó de realizar su habitual tarea para unirse al combate contra el virus.

No es algo habitual, en ningún lugar del mundo, pero en situaciones como la actual, toda ayuda sirve. 

Sastrería Militar

El director de la Sastrería Militar confirmó la noticia, que vino como un encargo del gobierno del país. Puntualmente están fabricando barbijos tipo 1 y 2 (mascarillas) para los ciudadanos.

Sastrería Militar

Sin embargo, eso no es todo, pues ademas confeccionan sábanas para centros quirúrgicos y camisolines desechables para médicos y enfermeros.

Sastrería Militar

Sin dudas una medida que viene a confirmar la necesidad de ayuda por parte de todos los ciudadanos, empresas e instituciones. Como se ha repetido hasta el cansancio, todos podemos ayudar (quedándonos en casa, por ejemplo) para ganar esta batalla.

 

“Por órdenes del Ministerio de Defensa y del Sr. Jefe de Estado Mayor Gral. del Ejército se procedió a discontinuar toda línea de producción y se ordenó el cambio a estos productos (…) Somos el ejército y estamos en función de todos los ciudadanos de la República Argentina”.

Comentó el Director de la Sastrería Militar.

Sastrería Militar

Para doblarle la mano al Covid-19 necesitamos de todos. Acciones como la del Ejército Argentino son realmente necesarias y muchas instituciones deberían replicarla. Un ejemplo a seguir.

Puede interesarte