Por Monserrat Fuentes
30 enero, 2019

Lindon es consciente del efecto positivo que genera la música en los pacientes.

Estar en un hospital generalmente no es un experiencia agradable, sobre todo cuando se necesita pasar por una cirugía. Los momentos previos a entrar al pabellón generan estrés e incertidumbre en los pacientes, ya que una vez que nuestro cuerpo está anestesiado no se sabe lo que puede ocurrir. Por fortuna, existen personas como Lindon Becker, un hombre de buen corazón que se encarga de relajar a los pacientes antes de entrar al pabellón.

Lindon lleva 34 años trabajando en el Centro Médico Beth Israel en Boston, Estados Unidos, y ahora se desempeña como celador del hospital.

STAT
STAT

Una de sus pasiones siempre fue la música, pero como sufría de pánico escénico jamás pudo concretar el sueño de ser cantante. Sin embargo, mediante su trabajo en el centro médico descubrió como compatibilizar sus dos actividades favoritas.

Él siempre acostumbraba cantar durante sus rondas y hace años uno de los pacientes lo escuchó y le pidió que siguiera cantando mientras lo transportaba a la sala de operaciones. En ese momento descubrió que su voz podía generar un efecto relajante en las personas que estaban a punto de ser operadas.

STAT
STAT

«Los doctores hacen su parte. Las enfermeras hacen su parte. Yo también hago lo mío», dijo el hombre a STAT en una entrevista.

Becker disfruta de interpretar canciones románticas y clásicos de country, pero también accede a cantar otros géneros musicales cuando los pacientes le piden que cante sus canciones favoritas. Una de sus partes favoritas es cuando los pacientes se unen y cantan con él.

Gracias a su talento, buena disposición y puro corazón, se ha ganado el corazón y respeto de todos en el hospital, en especial el de los pacientes.

 

Puede interesarte