Por Diego Cid
22 diciembre, 2017

Una agresiva enfermedad de la motoneurona le dio pocos meses para preparar todo…

Un caso realmente inspirador ha causado mucho revuelo, en el que esta madre puso una difícil meta como su último deseo de vida con el fin de que sus hijos pudieran tener una posibilidad de surgir una vez falleciera. Se trata de Sam Kyme, una mujer de Banbury, un pueblo de Inglaterra.

Sam, de 34 años, falleció el jueves a causa de una enfermedad agresiva de la motoneurona, algo que venía esperando durante meses a que sucediera.

Es por eso que, con tiempo de anticipación, decidió comenzar a recolectar dinero a través de una página de internet con una simple misión: enviar a sus hijos Harry, de ocho años y Joey, de 12, a vivir en Australia con su hermana.

The Mirror

Su hermana, Pippa, relató lo doloroso que fue el momento para toda la familia en una entrevista con el Banbury Guardian.

“Nunca dejó de sonreír, incluso hasta el último día ella estaba bromeando y riendo, hasta en ese momento seguía siendo ella.

Es tan cerca de Navidad que será muy duro para Joey y Harry, ¿cómo puedes procesar todo esto asegurándote de que tengan una buena Navidad? Son tan jóvenes”.

El sitio web ha recaudado $53 mil dólares de los cerca de $67 mil que tiene como meta, con la familia haciendo todos sus esfuerzos para recaudar la última parte del dinero.

Puede interesarte