Por Ghalia Naim
13 abril, 2017

Aquí es cuando digo: “querer es poder”.

Cada vez que recuerdo la escena de Forrest Gump en la que él corre rápidamente hasta que se le sueltan los hierros de ortopedia, pienso en lo duro que es para todas las personas con discapacidades vivir en este mundo nada apto para ellos. Mariana Sfakianakis tiene 22 años y un cuerpo maravilloso que luce en sus redes sociales, pero los más de 50 mil seguidores que tiene en su Instagram ni se imaginan todo lo que debió pasar para obtenerlo.

Esta profesional del fitness nació con una parálisis cerebral que le impedía mover sus piernas casi al 100%.

Cuando era niña, su familia se mudó a Australia en busca de mejores tratamientos, y con mucho esfuerzo logró caminar apoyada de muletas. En su adolescencia, fue sometida a una delicada operación que resultó exitosa, pero que la obligó a aprender a caminar nuevamente. Según Mariana, sus compañeros de clase solían burlarse de su condición, por lo que no gozaba de una autoestima de acero.

“Sentí que no había nada que pudiese hacer para mejorar. Pasé la mayor parte de los días de mi adolescencia llorando y sintiéndome sola.  A veces, incluso me hacía heridas. Era la única forma de escapar”.

Instagram
Instagram

Cuando logró controlar su cuerpo, decidió combatir la depresión y ansiedad que la envolvían. Entonces, hizo un pacto con la vida fitness que la convirtió en todo un ejemplo de superación.

Instagram
Instagram

Hoy por hoy, esta chica es tan fuerte y dura como las muletas que alguna vez la acompañaron.

Y muestra orgullosa las cicatrices en sus piernas.

“Me he convertido en una mujer activa e independiente que todos los días se esfuerza por renovarse y superarse a sí misma. El viaje que he tenido con el estilo de vida fitness es lo más impactante que me ha pasado, y estoy feliz de contar con el apoyo de mis seres queridos”.

Nosotros también estamos orgullosos de ella :).

¿Qué opinas de esto

Te puede interesar