Por Alvaro Valenzuela
3 agosto, 2016

“Me acuerdo de todo, por supuesto. Nunca olvido. Pero es lo que me empuja a seguir más y más… Llorar en la esquina, no va conmigo”.

Yusra Mardini, nadadora olímpica, hoy es una de las atletas que se está robando las cámaras en los JJ.OO. de Río 2016. Pero no por su favoritismo para ganar una medalla o por sus grandes marcas, sino por su increíble historia de supervivencia y esfuerzo. Ella con sólo 18 años representará a los millones de refugiados que hay en el mundo y será la abanderada de los deportistas que compiten bajo la bandera olímpica.

Como muchos otros, Mardini tuvo que huir de Siria por la cruenta guerra que afecta a este país desde 2011. Tenía 13 años cuando comenzó todo y su vida cambió para siempre. Ella nada desde los 3 gracias a su padre, un profesor de natación, competía en el equipo nacional de Siria y también recibía apoyo del Comité Olímpico de Siria pero con el conflicto armado todo eso se acabó.

De pronto no podías ir a donde querías o tu mamá te llamaba cuando salías y te decía: ‘Regresa, algo está pasando allá’. La escuela se cancelaba por varios días o alguien estaba disparando y tenías que huir”.

-Yusra Mardini al New York Times-

Según cuenta Mardini, la vida continuaba y ella, sus amigos y compañeros de clase intentaban no hablar de guerra. Trataban de vivir sus vidas de la forma más normal posible. Pero en 2012 todo llegaría a su fin. La casa de la familia Mardini fue destruida en un ataque conocido como la Masacre de Daraya donde murieron cientos de civiles.  Incluso un día dos de sus colegas nadadores murieron un día en que una bomba destruyó el techo donde ella entrenaba. Ese fue el momento en que ella decidió irse de su país.

Sus padres la enviaron a ella y a su hermana Sarah con unos parientes en un vuelo de Damasco, capital de Siria, hacia Beirut en el Líbano. De ahí fueron a Estambul, Turquía donde se reunieron con contrabandistas que se encargarían de ayudarlas a llegar a ellas y a un grupo de 30 refugiados hacia la isla de Lesbos en Grecia, la puerta para entrar a Europa y conseguir la ansiada paz.

02REFUGEEWEB4-master675 2
Gordon Welters / The New York Times

En agosto de 2015 llegaron a Esmirna, un área boscosa cerca de la costa turca donde esperarían por un bote que las iba a llevar a su destino.

“Pensamos que era el único autobús, pero había cuatro o cinco autobuses llenos todos los días. Había 200, 300 personas allí , todo el mundo esperando a que no hubiera policías en el mar para poder partir”.

Por la noches, helicópteros patrullaban la zona pero las autoridades turcas no entraban a este bosque porque según la nadadora los contrabandistas estaban bien armados. Después de cuatro días de espera se subieron a un bote a motor hecho para seis personas máximo. Se subieron 18 personas. En su primer intento fueron capturados por oficiales de inmigración turcos y en su segundo intento el motor de la nave murió después de 20 minutos y al bote le comenzó a entrar agua.

02REFUGEEWEB2-master675 2
Gordon Welters / The New York Times

De las 20 personas que estaban en el bote sólo las hermanas Mardini y dos chicos sabían nadar así que los cuatro saltaron al mar para llevar la nave a salvo. Eran alrededor de las 7 de la noche y la marea estaba subiendo y el agua estaba helada.

“Todos estaban rezando. Llamamos a la policía turca, a la policía griega pidiendo ayuda, les dijimos que teníamos niños a bordo, que nos ahogábamos y ellos decían ‘cambien de rumbo y regresen’, ‘cambien de rumbo y regresen'”.

Nadaron por tres horas y media ayudando al bote mantenerse en rumbo a pesar de las duras condiciones y lograron llegar todos a salvo a las costas de Lesbos. 

Luego de esto vino el duro camino por Europa. La atleta cuenta que en muchos lugares no les aceptaban el dinero o recibían mucha hostilidad de las personas. Aunque también recibieron ayuda. Por ejemplo, una niña griega le regaló un par de zapatos cuando la vio descalza. Recorrieron a pie o en autobuses operados por contrabandistas todo el camino entre Grecia y Hungría pasando por Macedonia y Serbia. En septiembre cuando estaban en Budapest, capital húngara, las autoridades cerraron la estación principal de trenes a los refugiados a pesar de que muchos, como ellas, tenían boletos de tren comprados. Finalmente lograron salir de ahí y luego de pasar por Austria, llegaron por fin a Alemania a un campamento para refugiados en Berlín.

02REFUGEEWEB3-master675 2
Gordon Welters / The New York Times

Tras meses de espera para legalizar sus papeles, en un crudo invierno, y haciendo largas filas que podían durar días, Yusra Mardini consiguió unas pruebas en un clásico club deportivo alemán llamado Wasserfreunde Spandau con Sven Spannekrebs, un antiguo entrenador de natación del lugar. A pesar de no estar en una buena condición física por haber dejado de entrenar por dos años, el alemán quedó maravillado con la técnica de la chica.

Después de entrenar un tiempo Spannenkrebs pensaba que la chica tendría muchas posibilidades de competir para los JJ.OO. de Tokio 2020 pero luego se abrió la posibilidad de competir bajo la bandera olímpica.

Al final, tras entrenar muchísimo, Mardini entró oficialmente al equipo de refugiados en junio junto con nueve atletas de Siria, Sudán del Sur, la República Democrática del Congo y Etiopía y competirá en el estilo libre de 100 metros y en 100 metros mariposa.

Fuente
Fuente

Hoy tiene una beca completa que le permite ir a la escuela y entrenar en . Su familia se reunió por completo en Berlín. Y liderará al grupo de refugiados portando la bandera olímpica el viernes 5 de agosto en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Estadio Maracaná frente a los ojos de todo el mundo.

Ella dice que le gustaría utilizar la atención que ha recibido para ayudar a otros refugiados. Eventualmente, ella espera regresar a Siria para compartir su historia con la gente de ahí.

“Me acuerdo de todo, por supuesto. Nunca olvido. Pero es lo que me empuja a seguir más y más… Llorar en la esquina, no va conmigo”.

¿Qué opinas al respecto? Si te gustaría saber más de ella o de su historia puedes entrar a su fanpage oficial en Facebook.

Puede interesarte