Por Alejandro Basulto
6 abril, 2021

Esto ocurrió en Orlando, Estados Unidos, cuando el pequeño Ralph, de 9 años, quiso infructuosamente participar en una atracción de Spider-Man. Cuando no le fue bien, perdió el control y una trabajadora se acostó al lado suyo para consolarlo.

Ralph, un niño de 9 años, tiene como a su superhéroe favorito a Spider-Man, el joven de habilidades sobrenaturales arácnidas que está siempre ahí para salvar a los habitantes de su ciudad. Sin embargo, en esta ocasión no fue este heroico personaje quien salvó a este pequeño diagnosticado con autismo, sino que fue más bien una trabajadora del parque temático y de diversiones, Universal’s Islands of Adventure, en Florida, la que se transformó en su superheroína. Estuvo ahí cuando él más lo necesitaba.

Lenore Shaffer Koppelman / Facebook

Debido a que Ralph, el hijo de Lenore Koppelman y su esposo, una familia de Nueva York, recibió una triste y devastadora noticia para él cuando más ilusionado se encontraba. Ya que en su visita al parque temático con áreas de superhéroes, él quiso participar en una atracción y juego gigante de aventuras de Spider-Man, uno de sus personajes favoritos de los cómics de Marvel. Pero no resultó su plan, no como este niño esperaba.

Debido a que, tras realizar una larga fila y esperar por mucho tiempo, esta atracción para la diversión de los más jóvenes, dejó de funcionar.

Lenore Shaffer Koppelman / Facebook

La emoción que tenía este pequeño de 9 años en ese momento pasó a ser un ataque de enojo, una descompensación y una crisis que le hizo perder el control. Terminó tirado en el piso a la salida del parque, gritando y llorando tan fuerte, que se empezó a poner rojo debido a la dificultad para respirar que empezó a tener. La gente lo rodeaba y sus padres no sabían qué hacer, ya que aunque antes ya ha tenido crisis, estas son raras y nunca habían sido de tal intensidad.

“Podríamos ver [la crisis] venir, como un tren que se aproxima. Y, sin embargo, no pudimos esquivarla (…) Me di cuenta de que su nivel de malestar era más que el nivel normal de malesta (…) Estaba realmente, realmente, realmente dolido. Estaba empeorando segundo a segundo”

– dijo Lenore Koppelman a The Washington Post

Lenore Shaffer Koppelman / Facebook

Afortunadamente, apareció ante él la empleada del juego de atracción de Spider-Man, Jen Whelchel, quien después de ver los infructuosos intentos de sus padres para levantarlo del suelo, decidió acostarse a su lado. Se quedó junto a él, tranquila, y lo dejó llorar. También se preocupó de alejar a los peatones, mientras al mismo tiempo intentaba relajarlo para que respirara mejor. Le dijo a Ralph que está bien estar triste, quedándose amigable y pacientemente a su lado hasta que el niño se recuperó y se sintió mejor. Posterior a ello, le regaló unos productos de Spider-Man de su tienda de regalo (cortesía suya), recibiendo su sonrisa, sus agradecimientos y un abrazo largo y fuerte.

 

 

Puede interesarte