Por Camilo Morales
6 octubre, 2021

Jorge Cingolani contó que pudo contactar al dueño del bolso a través de las redes sociales. “Eran los ahorros de toda su vida. Lloramos juntos cuando llegó a mi casa (…) Si lo tengo que volver a hacer, lo hago”, explicó el empleado.

Cada día puede traer distintas sorpresas y es imposible saber cómo va a terminar. Jorge Cingolani, un empleado del correo en Argentina, tuvo una de éstas sorpresas cuando regresaba del trabajo a su casa.

Lo que parecía ser un día normal para este hombre se vio interrumpido por algo que podría haberle cambiado su vida: se encontró un bolso en la calle con más de 30 mil dólares en su interior, según informó el medio local El Litoral.

Canal 1

Jorge, trabajador de la ciudad de Sastre, en Santa Fe, en vez de quedarse con esa cantidad de dinero, algo que pudo haber hecho cualquier persona, decidió contactar al dueño del bolso. Apenas llegó a su casa le contó a su esposa sobre el hallazgo fuera de su sucursal, por lo que ambos comenzaron a buscar a la persona a través de redes sociales. 

Esto podía ser riesgoso, ya que cualquier persona podía decir que ese dinero era suyo y hacer trampa para quedarse con los 30 mil dólares. Jorge, que entendía eso, realizó un truco. “Lo que hice fue ponerlo boca abajo y sacarle una foto porque tenía un logo en el frente“, explicó.

Pixabay

Hasta que el dueño finalmente apareció. “Eran los ahorros de toda su vida. Lloramos juntos cuando llegó a mi casa. Me ofreció una recompensa (…) pero no lo acepté. Lo que no es mío, no me pertenece. Solo le pedí un cordero para festejar año nuevo“, contó Jorge.

La recompensa que le estaba ofreciendo el hombre por haber encontrado el bolso eran mil dólares, pero Jorge no sentía que tenía que aceptar el dinero. “Si la agarraba, le estaba sacando algo que es de él. Nunca fue mi intención quedarme con la plata o que me den dinero a cambio (…) Ver llorar a esa persona fue demasiado“, agregó.

Jorge Cingolani/El Litoral

Entre esa angustia, el dueño tardó una hora y media en hablar con Jorge para que le devolviera el bolso. Fue entonces que le detalló cómo era el bolso y el contenido que este tenía. “Me dio todos los detalles y supe que era el dueño. Me agradeció mucho“, dijo el empleado del correo.

Además, Jorge explicó que se trataba de un empleado rural que viajaba a dedo cuando dejó por accidente el bolso con el dinero tirado en la calle. Afortunadamente, este objeto dio con el empleado de la sucursal de correo de buen corazón que decidió regresarlo. “Sigo emocionado. Si lo tengo que volver a hacer, lo hago“, finalizó Jorge.

Puede interesarte