Por Luis Lizama
26 junio, 2020

Colaboran con la limpieza de las calles y ayudan al personal de salud que trabaja directamente con el COVID-19 ¿Qué mejor?

Dicen que el mundo está lleno de oportunidades. Si de ganar dinero se trata, probablemente estén en lo correcto, pero hay quienes van más allá. Hoy por hoy muchas personas buscan un empleo sostenible, que permita convertirse en mejores personas, contribuir al entorno y ayudar. Dirán que es imposible, pero los protagonistas de esta historia demuestran lo contrario.

Se trata de dos emprendedores de Uganda que reinventaron su negocio para reciclar plástico y fabricar protectores faciales para los hospitales. El país está luchando contra el COVID-19, pero también contra la contaminación. Ellos colaboran en ambos sentidos ¿Qué mejor?

Takataka Plastics

«Transformando los residuos, empoderando a las comunidades»

Ese es una de las misiones que Takataka Plastics menciona en su sitio web, fomentando las economías circulares y al trabajo en comunidad.

Todo comenzó con dos empresarios ugandeses que trabajaban con desechos plásticos, reciclados para la fabricación de materiales de construcción. con la llegada de la pandemia, su producción se alteró y debieron reinventarse.

Takataka Plastics (Eco Africa)

El gobierno ugandés ordenó el cierre de todos los negocios no esenciales, lo que para Peter Okwoko y Paige Balcom fue un golpe duro. Ambos son los cofundadores del emprendimiento y con la ayuda de otros colaboradores, cayeron casi por casualidad en la fabricación de protectores faciales.

En lugar de reciclar para construir materiales industriales, se les ocurrió hacer estos insumos médicos. Publicaron una fotografía en redes sociales y al instante recibieron llamados de un hospital regional, para comprar 10 protectores porque no tenían suficientes.

Takataka Plastics

Comenzaron así a generar esta ayuda, que era vendida a bajo costo y que servía en la batalla contra el virus.

Sus primeros productos funcionaron tan bien que les compraron más, sobre todo considerando que muchos hospitales han agotado todos sus recursos para dar pelea al coronavirus.

Takataka Plastics

A día de hoy han fabricado más de mil protectores, dando trabajo a seis empleados que no tenían hogar, principalmente jóvenes que no tenían un rumbo definido.

Pero eso no es todo, porque si bien deben vender sus productos para seguir funcionando, también hacen donaciones a quienes no pueden pagar. Como si fueron poco, reducen unos 60 kilogramos de plástico por día, ayudando en la limpieza y funcionamiento de las calles. 

Takataka Plastics

Si te interesa su historia, cómo funcionan, qué hacen y quieres saber más, visítalos en su sitio web www.takatakaplastics.com

Ayudar a la comunidad, tener un empleo sostenible y ser proactivos sí es posible.

Puede interesarte