Por Diego Aspillaga
14 febrero, 2020

La «Stypendemys Geographicus» tenía un caparazón espinado de más de dos metros que usaba para pelear con otros machos. Medía casi el doble que la tortuga laúd, la más grande de la actualidad.

Paleontólogos de la Universidad de Zurich comunicaron que están estudiando los restos de una especie de tortuga recién descubierta que habría medido más de tres metros de largo y pesado más de una tonelada. 

Jaime Chirinos

La llamada «Stypendemys Geographicus» es ahora considerada la tortuga más grande de todos los tiempos y habría vivido en una zona pantanosa de la ahora selva colombiana hace más de 10 millones de años.

Los investigadores dicen que el descubrimiento de los restos de varias tortugas gigantes en Brasil, Venezuela y Colombia ha ayudado a dar una mejor imagen de los reptiles masivos.

Jorge Carrillo

Esta espectacular especie tenía un caparazón espinado de más de 2,5 metros, el que posiblemente utilizaba para pelear y defenderse de otros animales prehistóricos así como desafiar y posiblemente matar a otros machos de la misma especie con el fin de aparearse.

Este animal podía llegar a pesar más de una tonelada y su gran caparazón es casi dos veces más grande que el de la tortuga laúd, la más grande que existe en la actualidad.

Jorge Carrillo

‘El animal ahora extinto es la tortuga terrestre más grande de todos los tiempos. Los restos incluyen el caparazón de tortuga completo más grande jamás identificado », dijo el autor principal del estudio, Edwin Cadena.

«Es el doble del tamaño de la tortuga más grande hoy, la tortuga marina Dermochelys Coriacea», agregó

Este masivo reptil vivía en América del Sur en un área que habría sido como un «mundo perdido» de extrañas criaturas de gran tamaño, incluidas enormes ratas y caimanes.

La mayor parte de los restos se encontraron en un ‘cementerio de animales’ conocido como «La Venta», en el desierto de Tatacoa de Colombia.

Edwin Cadena

Una de las teorías que explicaría el gran tamaño de estos reptiles es que no tenían depredadores ya que los animales carnívoros aún no llegaban a ese sector, simplemente no existían. 

Sin animales que las amenazaran, estas tortugas podían comer todo lo que querían y vivir cientos de años durante los cuales seguirían creciendo.

Si bien esta especie había sido descubierta en 1976, la falta de restos completos había detenido la investigación sobre su anatomía y características físicas.

Jorge Carrillo

De ahí la importancia de este último descubrimiento en Colombia: ahora los científicos podrán determinar con exactitud todas los detalles sobre esta fascinante especie.

 

Puede interesarte