Por Diego Aspillaga
14 septiembre, 2020

Los animales fueron descubiertos por criadores de renos en Siberia debido al derretimiento de los hielos permanentes causado por el calentamiento global. Esta es la segunda vez que se encuentran restos de esta especie en particular.

Un grupo de científicos rusos anunció esta semana el hallazgo de un oso de las cavernas y un cachorro perfectamente conservados, que podrían tener hasta 39.000 años.

Los animales, que fueron descubiertos por criadores de renos en Siberia, han sido aclamados como de “importancia mundial”, ya que solo se habían encontrado huesos de estas especies una sola vez antes de este hallazgo.

NEFU

Se cree que el permafrost (hielo permanente) permitió que los tejidos blandos del oso adulto se conservaran perfectamente durante todos estos años.

Esta especie particular de oso de las cavernas vivió en Eurasia desde hace unos 300.000 a 15.000 años.

En declaraciones a The Siberian Times, la científica Dra. Lena Grigorieva describió el descubrimiento del oso adulto como “el primero y único de su tipo”, porque es “un cadáver de oso completo con tejidos blandos”.

NEFU

“Está completamente conservado con todos los órganos internos en su lugar. Las fotografías muestran la nariz del oso intacta. Anteriormente, solo se encontraron cráneos y huesos. Este hallazgo es de gran importancia en todo el mundo”, afirmó la especialista.

Ahora, los cadáveres serán analizados por científicos de la Universidad Federal del Nordeste (NEFU) en Yakutsk, Rusia, que actualmente lideran la investigación sobre mamuts lanudos y rinocerontes extintos, publicó Unilad.

“Tendremos que estudiar el cadáver de un oso utilizando todos los métodos modernos de investigación científica: genética molecular, celular, microbiológica y otros. Se planea que la investigación sea a gran escala como en el estudio del mamut Malolyakhovsky”, agregó Grigorieva.

NEFU

Aunque es demasiado pronto para decir exactamente cuántos años tienen los osos, la investigación preliminar sugiere que podría pertenecer al interglacial Kargin, que pondría a los osos entre 22.000 y 39.500 años.

Por su parte, Maxim Cheprasov, investigador principal, candidato de ciencias biológicas en el laboratorio del Museo Mammoth, explicó que “es necesario realizar análisis de radiocarbono para determinar la edad absoluta del oso”.

“El autor del hallazgo transfirió el derecho a la investigación a los científicos de NEFU, en el futuro se preparará un programa científico para su estudio integral”, añadió.

NEFU

En los últimos años, los científicos han realizado importantes descubrimientos en términos de encontrar mamuts, rinocerontes lanudos y otras especies que se han extinguido durante mucho tiempo, ya que el permafrost continúa derritiéndose en Siberia.

Si bien el calentamiento global tiene muchas y muy reconocidas desventajas, un efecto positivo en el derretimiento del hielo es la ventana al pasado que se abre y nos permite saber más de los seres que habitaron nuestro planeta antes de nosotros.

Puede interesarte