Por Luis Lizama
15 enero, 2021

La decisión de dormir en el vehículo la tomó junto a su familia, para evitar riesgos y posibles contagios. La vacuna llegó como un premio, a todo ese enorme esfuerzo de todos estos meses.

La esforzada profesional hizo noticia durante el 2020, el plena batalla por contener los contagios de coronavirus. El riesgo era alto, casi inminente, así que en conjunto con su familia, tomaron la decisión de que ella dormiría en otro lugar. Sin dudas una opción generosa.

La enfermera mexicana tomó su camioneta y armó su habitación en el interior. Su historia apareció en muchos medios, de todo el mundo, pues su bondad es gigantesca. Ahora, con la vacuna ya en tierras mexicanas, la mujer fue una de las primeras inoculadas. Ahora estará más tranquila y segura.

Acá un pequeño clip sobre su historia, popularizada el año pasado:

El emotivo hecho transcurría en un hospital de Tijuana (México), donde la profesional llamada Silvia Rosas hacía noticia por su solidaridad. Junto a su esposo, meditaron la decisión para cuidar a sus cinco hijos.

Desde entonces ya han transcurrido varios meses, hasta la noche del 12 de enero, cuando llegaron a México miles de vacunas, como primer cargamento.

ElCincoMX

El primer gran grupo en ser vacunado fueron los profesionales de la salud, entre ellos: Silvia. Su sonrisa es imposible de ocultar, incluso notándose por sobre el cubrebocas. 

La inyección es un símbolo de victoria, una batalla ganada, un paso más hacia la derrota del virus.

Captura de pantalla (YouTube Excélsior TV)

En el mismo hospital trabaja la primera persona en recibir la vacuna, en todo México. Esperan que ellas solo sean las primeras, para después expandirse al resto de la población.

La felicidad de Silvia es la misma que todos los mexicanos y los ciudadanos del mundo, que están próximos a recibir la vacuna. Es un pequeño gran paso, para premiar y honrar a quienes libraron esta gran batalla contra el COVID-19. 

Puede interesarte