Por Camilo Morales
10 septiembre, 2021

“Todo el mundo tiene una historia que te pondrá de rodillas (…) La vida es dura y por eso creo que es tan importante ser amable y paciente y pasar tiempo con la gente”, dijo la enfermera Brooke Johns.

Para los pacientes que están hospitalizados el cuidado y acompañamiento de los enfermeros y enfermeras es vital. Y es que el trabajo de ellos no solo se limita a cuidados médicos y atención, sino que también se centra en generar una conexión con el paciente para poder estar al tanto de sus necesidades. 

Brooke Johns, de 40 años, tiene esa vocación en su sangre. Ella es enfermera en la sala de emergencias del Hospital Southern Hills en Las Vegas, Estados Unidos, y a lo largo de su carrera siempre se ha preocupado por brindarle cariño a sus pacientes.

Cyndi Lundeberg

Según informó Good Morning America, la mujer va durante sus días libres a cortarle el cabello y a peinar a las personas que se encuentran internadas. Se dio cuenta que durante la pandemia de COVID-19 era imposible que personas externas, como los peluqueros, entraran al lugar, ya que había protocolos estrictos. 

Ahí fue donde decidió agarrar las tijeras, la peineta y darle esa atención extra a personas que la están pasando mal. “Siento que hay algo muy especial en cepillar el cabello de alguien. Es algo simplemente relajante y que te conecta con ellos“, explicó Brooke.

Cyndi Lundeberg

Para ella este gesto era muy importante para poder mantener la moral en alto a los pacientes que estaban hospitalizados. Además, es una forma para que puedan distraerse. De hecho, contó que hubo un episodio con una mujer que la marcó.

Según contó, se encontró con una paciente cuyo cabello “estaba muy enmarañado en la espalda (…) Ella estaba tan débil y no podía cepillarse el cabello. Le dije: ‘¿Quieres que te cepille el pelo?‘” De ahí en adelante Brooke comprendió que un simple gesto podía cambiarles el día.

Cyndi Lundeberg

Todos estamos programados para la conexión. Somos seres sociales y lo necesitamos“, agregó la enfermera.

Los enfermeros del Hospital Southern Hills de Las Vegas entienden que hay pacientes que nunca más verán, ya que muchas veces no tienen conocimiento con lo que les ocurre después. Pero para Brooke esa relación especial se mantiene, a pesar de que nunca más se vuelvan a ver.

Cyndi Lundeberg

Todo el mundo tiene una historia que te pondrá de rodillas (…) La vida es dura y por eso creo que es tan importante ser amable y paciente y pasar tiempo con la gente“, cerró la enfermera.

Puede interesarte