Por Constanza Suárez
10 mayo, 2019

La lluvia y desborde de un río inundaron caminos de la zona que no dejaban transitar con normalidad a Marisol.

Marisol Ghío es una joven enfermera de Argentina que fue designada como encargada de la posta sanitaria del paraje La Providencia. Hace un tiempo las lluvias y el desborde del río Dulce y canales, inundaron caminos de la zona y transitar se hizo imposible.

Aunque la situación se veía complicada, no fue un impedimento para la joven de 22 años, quien buscó el medio para visitar a las familias que necesitaban de sus cuidados. Entonces se montó en el caballo de su vecino, Darío Pérez y partió. Lo hace dos veces al mes.

El Liberal

“Yo voy a visitar a esta gente, porque necesitan estar controlados, hay una anciana a la que la debo ver porque no quiere salir del lugar, y tiene varios problemas de salud”, contó a El Liberal. También explicó que tiene a cargo la zona de influencia de su centro de salud, que se extiende a lugares que están a más de diez kilómetros.

Su historia fue compartida en Facebook, donde un amigo la viralizó como ejemplo de esfuerzo y compromiso.

Facebook/Ruben Eduardo Perez

“Por lo general estas familias viven a unos 7 u 8 kilómetros de la posta, pero el otro día tuve que atender una urgencia y me quedaba un poco más lejos, pero por suerte me alcanzaron a ver que iba a caballo y un hombre me acercó en su camioneta”, dijo la enfermera.

Incluso ir en caballo es complicado, es que el camino es “muy pantanoso, el agua está hace muchos días y el suelo no es tan firme, y además la cantidad de mosquitos es impresionante”, agregó.

El Liberal

La gente está totalmente agradecida con la entrega y vocación de Marisol. “Ellos me quieren y me reciben bien cada vez que voy, me invitan mate o lo que estén comiendo cuando llego, son muy buenos conmigo”, contó.

Puede interesarte