Por Cristofer García
23 marzo, 2020

El coronavirus cada vez paraliza más al mundo y quienes llevan la parte más pesada de esta lucha son los especialistas de la salud.

Un enfermero en Italia ha dado testimonio de la difícil situación que atraviesa este país europeo en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus. Cada día se reportan miles de casos en esta nación, la segunda con más contagios y la primera en muertes por esta enfermedad. Los trabajadores de la salud se han convertido en héroes.

Paolo Miranda trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos del único hospital de Cremona, una pequeña ciudad de la región italiana de Lombardía, donde está el corazón del brote de COVID-19, reseñó BBC.

Paolo Miranda

En este hospital, hasta el 19 de marzo, habían muerto alrededor de 200 personas por el nuevo coronavirus. El ingreso de nuevo pacientes en los hospitales italianos es aún incontrolable. De esa ardua labor ha sido partícipe Paolo, quien ha trabajado durante largos turnos de 12 horas para atender esta emergencia sanitaria. Pero él, como los demás trabajadores, están cansados.

«Somos profesionales, pero nos estamos agotando. En este momento, sentimos que estamos en las trincheras, y todos tenemos miedo», dijo a BBC.

Sin embargo, él no es solo un enfermero. Paolo también es un fotógrafo aficionado y decidió llevar su cámara hasta el hospital, para documentar toda esta crisis sanitaria que afecta a todo el mundo y que aún parece incontrolable.

Paolo Miranda

«No quiero olvidar lo que está pasando. Esto se convertirá en historia y para mí las imágenes son más poderosas que las palabras», contó.

Su intención es reflejar el enorme esfuerzo que realizan los profesionales de la salud en los recintos hospitalarios. Quería mostrar lo pocos veían, puertas adentro de la Unidad de Cuidados Intensivos. Ahí hay otro mundo, lleno de fuerza y debilidades.

«El otro día, de la nada, una de mis compañeras comenzó a gritar y saltar de un lado a otro del pasillo. Le habían hecho una prueba de coronavirus y acababa de enterarse de que no tenía el virus. Normalmente es muy tranquila, pero estaba aterrorizada y no podía contener su alivio. Es humana», relató, al evidenciar que quienes tratan contra esta enfermedad, también tienen miedo.

Paolo Miranda

«A veces, algunos de nosotros nos derrumbamos: sentimos desesperación, lloramos porque nos sentimos impotentes cuando nuestros pacientes no están mejorando», agregó.

Pero, cuando alguno flaquea, sale el resto del equipo a levantarle el ánimo y seguir adelante. Su labor es fundamental para vencer esta crisis. «Decimos alguna broma, lo hacemos sonreír e incluso reír. De lo contrario, nos volveríamos locos», comentó.

Son más de 372.000 personas contagiadas de COVID-19 en 178 países del mundo. Solo en Italia hay más de 63.000 casos confirmados de esta enfermedad, con más de 7.400 muertos por esta causa. No es una tarea fácil la que tienen en sus manos, por lo complicado que es lidiar con tantas muertes.

Paolo Miranda

«Tratamos a todas estas personas con el virus como si básicamente fueran abandonados. Morir solo es algo muy feo, no se lo deseo a nadie», relató.

Italia se encuentran actualmente bajo una medida de cuarentena general, para frenar el contagio. Sin embargo, los casos confirmados no dejan de llegar y los centros médicos ya no dan para más. «Hemos estado instalando camas en cualquier lugar que podemos, en todos los rincones. Está tan desbordado de gente», dijo.

Su registro fotográfico es una importante documentación de esta emergencia sanitaria. Aquí están algunas de las fotos que ha logrado capturar este joven enfermero.

Paolo Miranda
Paolo Miranda
Paolo Miranda
Paolo Miranda
Paolo Miranda

Los médicos y enfermeros, aunque es una tarea difícil, seguirán dándolo todo en los hospitales. Esta lucha no ha terminado.

Puede interesarte