Por Luis Lizama
16 septiembre, 2019

Jeric ha estado solo en los momentos más importantes de su vida. La familia nunca lo ha acompañado.

En los momentos difíciles siempre están nuestros seres queridos, los más cercanos amigos y obviamente la familia. Así también pasa en los momentos que nos marcan, como graduaciones o cumpleaños. Lamentablemente no siempre es así, muchos jóvenes y niños crecen sin una familia que los respalde, como en este caso.

Jeric Rivas es un joven estudiante de Filipinas que siempre ha estado solo en los momentos importantes de su vida. El último de ellos, su graduación en la Universidad la Concepción. Pensó que por fin estaría su familia presente, pero se equivocó, otra vez fallaron.

Jeric Rivas

Pero no todo comenzó ahí, la historia es antigua. Jeric casi siempre ha estado solo en sus momento importantes.

En la primaria recibió una medalla como un importante premio a raíz de su excelencia académica, pero no quiso aceptarlo. Estaba solo como siempre, nadie quien lo acompañase, así que no quiso aceptarla. 

Jeric Rivas

En otra ocasión, también estando solo, tuvo que recurrir a los padres de uno de sus compañeros, para que subieran con él a recibir su galardón. Fue incómodo, nos imaginamos, pero él quería su merecido premio.

Jeric Rivas

Esta vez se graduaba de la universidad, un paso tremendamente importante para todos los jóvenes. Asisten elegantemente junto a sus familias, celebran, se abrazan y felicitan, pero ahí estaba Jeric, de nuevo solo.

Esta vez no pudo más y estalló en lágrimas. 

Jeric Rivas

“Sentí mucha tristeza en el día de mi graduación. Triste porque recuerdo una vez más lo que sucedió cuando estaba en la escuela primaria y en la escuela secundaria”

Escribió Jeric a través de su cuenta en Facebook

La tristeza lo invadió como cada vez que recibía un premio, siempre solo. Pero con todo en su contra, pudo terminar sus estudios y sacar el título de criminología , con todos los honores posibles. Su familia se lo pierde. 

Jeric Rivas

«Sentí que mis lágrimas goteaban, simplemente me senté a un lado. Me da vergüenza decirlo»

Relató Jeric en su cuenta de Facebook

Jeric Rivas

Cuando tocó recibir su título, uno de los profesores se acercó y lo abrazó efusivamente al saber su historia. Tuvo que dar un discurso donde, a pesar de las decepciones y malos momentos, agradeció profundamente a su familia. Un gesto de humildad y amor.

Jeric Rivas

Jeric es un gran profesional y todavía mejor persona. Sabe lo que es esforzarse por conquistar sueños, con paciencia y sin importar cuántos obstáculos. Sin dudas, logrará todo lo que se proponga, con o sin su familia.

Puede interesarte