Por Constanza Suárez
10 diciembre, 2019

Los estudiantes del establecimiento irlandés deben realizar uno de los actos por día, como ayudar a alguien de su familia o un desconocido. Los jueves son para sí mismos, por su propio bienestar mental y emocional.

La escuela Gaelscoil Mhíchíl Uí Choileáin, en Clonakilty, Irlanda decidió implementar un cambio radical en su proyecto educativo: deshacerse de toda la tarea del mes de diciembre y asignar a los alumnos “actos de bondad”.

En las semanas previas a las vacaciones, los niños han recibido una tarea de amabilidad todos los días. Los lunes se les pide que se comuniquen con una persona mayor. Los martes deben ayudar a un miembro de su familia y realizar alguna tarea sin que se lo pidan. Los miércoles son para actos de bondad aleatorios de cualquier tipo, y los jueves deben hacer algo amable por sí mismos para cuidar su propio bienestar mental y emocional.

Pixabay

Además de realizar estos actos, los estudiantes deben  llevar un diario “de la bondad” como seguimiento de sus actividades

La escuela también creó un “cubo de bondad”, donde los estudiantes pueden escribir y depositar observaciones y afirmaciones positivas para aumentar la autoestima de sus compañeros de escuela. Los viernes por la mañana, se lee en voz alta una selección aleatoria de las notas para que todos las escuchen.

Pixabay

El programa ya lleva tres años consecutivos en la escuela. El año pasado la atención se centró en la gratitud, que resultó en «un éxito abrumador y positividad”, según comentó la escuela en su cuenta de Facebook.

La subdirectora Íde Ní Mhuirí dijo en la publicación: “Estamos alentando a nuestros alumnos a pensar en el verdadero espíritu de la Navidad, el espíritu de amabilidad y generosidad.

Con tal énfasis en el aspecto materialista y comercial de la Navidad, a menudo tendemos a pasar por alto de qué se trata realmente … Buena voluntad!”.

Pixabay

“Desafortunadamente, no todos están en condiciones de disfrutar la Navidad, algunos están solos, algunos están tristes, algunos pueden desear lo que no tienen y algunos simplemente no disfrutan de las festividades. Pero no hay nadie en este mundo que no se beneficie de un acto de bondad, y la alegría de la bondad es que no cuesta nada”, agregó.

La escuela quiso recalcar lo importante de que este espíritu se mantenga durante todo el año. “En este mundo, consumido por las redes sociales, donde nuestros jóvenes están constantemente presionados, no hay mejor manera de mostrarles el camino a seguir en el mundo que practicando la bondad. Todos sabemos que ayudar a los demás nos hace sentir bien con nosotros mismos … ¿Qué es lo que no debe amar de eso? Ese factor de sentirse bien que experimentamos al ayudar a otros no puede cuantificarse. 

Flickr/henrybloomfield

Nuestro mensaje para los niños es muy simple: pueden ser la razón por la que alguien sonríe hoy y definitivamente pueden ayudar a hacer de este mundo un lugar mejor para los demás y para ellos mismos” , escribieron en Facebook.

 

 

 

 

Puede interesarte