Por Alejandro Basulto
2 diciembre, 2019

Los funcionarios del establecimiento educacional recibieron al pequeño Geremías con todo preparado para su comodidad.

La inclusión de las personas con diferentes condiciones o discapacidades físicas y/o mentales es una de las grandes metas que se han propuesto las diferentes naciones y sociedades en el mundo.

Anni Baldoni Ali

Tal vez sea uno de los principales objetivos del siglo XXI, ya que sin el anterior, se avanzó harto en bienestar y el desarrollo de nuevas tecnologías, además del ingreso de la Derechos Humanos como uno de los pilares de todo país moral y democráticamente sano, en este siglo la inclusión de las diversidades ha sido y será una de sus prioridades.

Anni Baldoni Ali

Y Argentina, pareciera ser uno de esos países en que la inclusión realmente es un factor importante. Debido a que el país trasandino, anteriormente ya ha destacado por sus avances en materia de la inclusión y de la garantización de derechos de la diversidad sexual, como es el caso de las personas gays, lesbianas, bisexuales y trangénero. Y para esta ocasión, su avance va en línea y en beneficio de quienes tienen alguna condición mental distinta.

Anni Baldoni Ali

Como es el caso de Geremías, un niño de Paraná, Argentina, que tiene trastorno del espectro autista, una condición neurobiológica que se manifiesta en los primeros tres años de vida, con patrones notorios como una alta hipersensibilidad en sus cinco sentidos, junto con una dificultad para comunicarse y establecer relaciones con las demás personas. De lo que estaba muy consciente su mamá, Anni Baldoni, cuando lo matriculó en la escuela, ocurriéndosele una manera para que su hijo lo pase bien.

“Como todos ya saben Geremias , el más pequeño de mis niños tiene TEA , hace poquito mi hermana me compartió una idea para que yo ayude a que el en el aula no sienta tantos ruidos y con esta idea sería uno menos que no es poco para el sería muy importante ya que ayudaría a concentrarse más en sus actividades y estar más tranquilo … Pero primero necesitaría juntar pelotitas de tenis o padel ;que ya no sirvan ……. aprovecho el face para que todos puedan ayudarme ! Mi idea es juntarlas para el año que viene asique el que pueda ayudar se los voy a agradecer ….”

– escribió Anni en Facebook.

Anni Baldoni Ali

Finalmente, su plan consistía en recabar pelotas de tenis, para que estas sean colocadas debajo de las patas de las sillas y mesas, con el objetivo de que se silencie el sonido que provocan cuando se mueven y así no distraigan a su hijo.

“Me siento feliz de poder haber logrado tan rápido esta iniciativa y que muchas personas me hayan apoyado. Y espero que muchas instituciones educativas puedan permitirles a otros padres realizarlo y también que otros padres les interese realizar esta propuesta”

– declaró Anni a UPSOCL.

Siendo por cierto, Geremías un niño que destaca por su buena conducta y rendimiento en la escuela, pero que antes debido al ruido de las sillas y mesas, se distraía mucho.

 

Puede interesarte