Por Felipe Costa
7 enero, 2021

Robert Reed se levantaba de madrugada, tomaba 3 buses y caminaba más de 3 kilómetros para llegar a la escuela donde trabaja. Como portero se ganó el cariño de la comunidad y esta le preparó una sorpresa que jamás imaginó.

No hay nada mejor profesionalmente que trabajar en aquello que uno ama. No hace falta hacer esfuerzos para demostrarlo porque se expresa solo y aquellos compañeros de trabajo con el tiempo se vuelven casi una segunda familia. De la misma manera le ocurre a Robert Reed, un portero de una escuela primaria a quien la comunidad le retribuyó su honesto servicio, informa el medio WSLS.

WSLS

Reed tiene 60 años y hace solo 4 meses llegó a la escuela primaria de Farmington, en Germantown, Tennessee, Estados Unidos, ganándose rápidamente el corazón de sus colegas como de los estudiantes. Cada día con una sonrisa traía la alegría al lugar, pero lo que no todos sabían era el sacrificio que hacía a diario desde su casa al trabajo.

Robert Reed vive a horas de la escuela y cada mañana debe tomar al menos 3 autobuses y caminar 3 kilómetros para llegar a tiempo, lo mismo al devolverse, estando en casa ya a horas de la noche.

WSLS

Fue entonces que sus compañeros de trabajo organizaron en secreto una colecta de dinero para conseguirle un medio de transporte personal, entendían el sacrificio que el portero hacía todas las mañanas y se pusieron en sus zapatos, no cualquiera hace ese esfuerzo y llega con tanta energía y alegría a trabajar.

Sin decir una palabra, crearon una colecta por medio de una página de donaciones. Ver a Reed cada día solo los motivaba más a llegar a una buena suma de dinero lo antes posible, hasta que lo lograron. Recaudaron $7000 dólares en total para que consiguiera un auto.

WSLS

El día llegó y en cuanto le dieron la noticia al portero no se lo pudo creer. Fue tanta la emoción que cayó de rodillas al suelo soltando lágrimas de alegría, su vida iba a cambiar absolutamente.

WSLS

La bondad de un honesto trabajador estaba siendo premiada y ahora Reed ya no piensa en horas, sino en minutos para llegar a la escuela, además, la vuelta al trabajo le significará aprovechar más tiempo en casa con su familia. Simplemente se ganó la lotería.

Puede interesarte