Por Isidora Fuenzalida
14 octubre, 2020

A pesar de los desafíos que tuvieron para la planificación de su boda y su luna de miel, esta pareja sabe que son tiempos duros. Por lo que decidieron alegrar a las personas y poner una sonrisa en sus rostros.

Una pareja de recién casados entregó personalmente docenas de arreglos florales de su reciente boda para levantar el ánimo de cualquier persona que estuviera pasando por tiempos difíciles y entregarles un estímulo a través de este obsequio.

Después de que Chance y Hannah Buckner se casaran el 19 de septiembre, la típica tradición de tirar las flores no le gustó para nada a la novia. Tenía otra idea en mente e hizo una llamada en su Facebook.

“Me gustaría entregarlas a cualquiera que necesite un estímulo en su espíritu. Si alguien sabe de alguien que esté pasando por un momento difícil, una persona mayor o discapacitada que esté sola en la calle, o incluso si nunca has hablado con ellos, pero solo los ves de vez en cuando. Por favor, mándame su dirección y le entregaré un arreglo personal con una nota de aliento”.

–escribió Hannah en su red social

Rosanna Aguilera/San Angelo Standard-Times

Su post recibió cientos de comentarios –principalmente de apoyo al gesto de la pareja– y mensajes privados en donde le escribían y le contaban quiénes lo estaban pasando mal y este regalo les alegraría el día. Entre los nominados para esta idea, se encontraban personas que estaban luchando contra el COVID-19 o con cáncer, personas con pérdidas recientes e incluso un profesor que estaba pasando por una mala racha.

Así que Buckner –que trabaja en turnos de 12 horas como enfermera en la sala de emergencias– pasó su día libre conduciendo a 20 lugares diferentes cerca de San Angelo en Texas, en Estados Unidos, junto a su nuevo esposo. Con sus camisetas de “Hubs” y “Wifey” a juego, la pareja pasó seis horas entregando flores. Se detuvieron en residencias del vecindario, en asilos de ancianos y en tumbas entregando flores, sonrisas y notas escritas a mano.

Rosanna Aguilera/San Angelo Standard-Times

“Entregamos a numerosos seres queridos, amigos y compañeros de trabajo de personas de la comunidad que estén pasando por diferentes cosas en sus vidas. Hicimos llorar a algunas  personas, recibimos algunos abrazos y muchas gracias. Tuvimos una señora que nos abrazó y lloró y esa persona hizo que todo valiera la pena”.

–señaló al San Angelo Standard-Times–

Hannah, quien señaló que siempre disfruta cuando recibe flores, decidió junto a su esposo que querían contagiar esa misma alegría a quienes lo necesitaran. Junto a Chance, con creyentes y ambos querían hacer “lo que Dios dice que hagamos, que es amar y difundir el amor al prójimo”.

Rosanna Aguilera/San Angelo Standard-Times

Buckner dijo que con toda la negatividad que hay en el mundo, sintió la necesidad de esparcir amor, algo de alegría y felicidad. Estaban felices de compartir du día con más gente a través de estas flores.

Puede interesarte