Por Vicente Quijada
21 diciembre, 2017

Tras cinco décadas consumiendo, asegura que la cannabis es la clave de su buena salud.

Cuando hablamos de marihuana lo primero que se nos viene a la mente es un grupo de jóvenes drogados en algún sótano -o quizás he visto demasiado «That’s 70s Show»-, cuando en realidad su consumo es mucho más transversal en cuanto a edad se refiere.

Este es el caso de Carol Francey, una mujer de 70 años de Vancouver, Canadá, que incluso le quita méritos a la medicina tradicional y afirma que es la cannabis sativa la responsable de su excelente salud.

Mercury Press & Media

Irónicamente, la señora Francey era consejera de alcohol y drogas, hasta que en 2013 decidió «salir del ropero» y vivir su consumo sin esconderlo. Además de la razón obvia, la mujer consume marihuana para así tratar su artritis, dolores de ciática e insomnio, además de sus problemas de ansiedad. 

Mercury Press & Media

Según Daily Mail, la mujer no sólo la fuma, si no que, gracias al pequeño huerto que armó en su hogar, aprovechó su expertiz de abuela para realizar las más variadas preparaciones con cannabis: galletas, mantequilla y hasta infusiones son sus preferidas.

«No soy una abuela normal. Preparó galletas en la mañana, un café con tintura de cannabis y voy por un paseo cerca del río», confesó.

Mercury Press & Media

La cruzada de Francey no se queda ahí. Lidera la campaña «Grannies for Grass International» -Internacional de abuelitas por el «pasto» en inglés-, que busca, además de la legalización, romper con el estigma que existe ante los fumadores, en particular para quienes ya tienen una avanzada edad.

«Necesitamos ayudar a otros a tener una mejor calidad de vida», declara Francey.

Mercury Press & Media

Y probablemente lo logre. Canadá planea legalizar el uso recreacional de la cannabis sativa para julio del 2018, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, donde ya existen 29 estados que aceptan el uso medicinal y 7, de ellos, que además permite otros usos.

La abuela de tus sueños.

Puede interesarte