Por Alvaro Valenzuela
22 enero, 2016

El gobierno de su país hizo un recorte en un programa de almuerzo para los niños de pocos recursos y ella decidió poner de su parte.

Phyllis Shaughnessy estaba consternada cuando se enteró de que el programa de almuerzos gratis para estudiantes de pocos recursos se reduciría durante las vacaciones de verano en su comunidad por eso decidió hacer algo impresionante. Ella es una jefe de correos jubilada y maestra sustituta a tiempo parcial en Copalis Beach, Washington (EE.UU.). De su experiencia en el trabajo con los niños ella sabía que hay 15 mil niños y adolescentes que viven por debajo del umbral de pobreza en el condado rural de Grays Harbor, donde se encuentra su ciudad.

Durante el año escolar, los estudiantes de bajos ingresos pueden obtener sus almuerzos a través de los programas de comidas gratuitas o con descuento en la escuela. Pero en el verano del 2015 el distrito escolar local se vio obligado a cortar las comidas de verano. Shaughnessy se dio cuenta que las familias de bajos ingresos no podían permitirse el lujo de llenar este vacío así que decidió hacerlo ella misma.

USA Today/YouTube
USA Today/YouTube

Shaughnessy adquirió la licencia empresa de catering y comenzó a llevarle almuerzos a los niños que fueron afectados por el corte del programa de almuerzos de verano. Ella llamó a su progrma  «Almuerzos Green Lantern (Linterna Verde)» pues estos se preparaban en el pub Green Lantern de Copalis Beach. Los dueños de este lugar le ofrecieron el lugar para que pudiera cumplir con su hermosa tarea.

Cada mañana , Shaughnessy y un puñado de voluntarios entregaron almuerzos a más de 200 niños de bajos ingresos. 90 de ellos eran entregados por ella misma.

Los niños han apreciado tanto este gesto que, según contaron algunos padres al noticiario del programa USA Today, cada vez que ven un auto azul con el logo de «Almuerzos Green Lantern» saben que ha llegado la cariñosa abuela de los almuerzos.

Shaughnessy dice que ella no sólo lo hacen para dar a los niños alimentos, lo hace por la conexión humana que trae , por «el amor y la esperanza».

«Ellos necesitan saber que alguien se preocupa».

A partir de agosto de 2015, Shaughnessy y otros voluntarios reportaron la entrega de aproximadamente 10 mil almuerzos.

El programa ahora está buscando comprar útiles escolares y proporcionar a los niños comidas los fines de semana y días festivos. Además crearon una página GoFundMe para recaudar fondos y poder mantener su impresionante programa en marcha.

Mira este video que muestra como funciona el trabajo de esta cariñosa y generosa mujer:

httpv://youtu.be/G-WmndWqdaU

Puede interesarte