Por Gillian Armstrong
14 Julio, 2017

“Después de desmayarme en mi apartamento mientras preparaba mi cena de muy bajas calorías di fin a la dieta y al régimen de entrenamiento en el que estaba”.

En las imágenes de más abajo, la foto de la izquierda es la modelo Golden-Bhojwani en los inicios de su carrera, cuando participaba de su primer desfile de Fashion Week en Nueva York. En aquellos días pensaba estar en el peso que necesitaba; todo se sentía muy bien estando rodeada de tantas modelos que ella admiraba, y para seguir en esa posición no ingería más de 500 calorías diarias. Esta mujer pasó por una serie de procesos de frustración, pero finalmente llegó al estado de paz en el que está hoy y éste es su testimonio:

“Después de desmayarme en mi apartamento mientras preparaba mi cena de muy bajas calorías (si recuerdo bien, creo que eran 20 piezas de edamame al vapor), di fin a la dieta y al régimen de entrenamiento en el que estaba”. 

“Deseaba mucho cada una de las comidas que te puedas imaginar, y estaba cediendo a cada atracón incluso sabiendo que estaba en un momento muy importante de mi carrera”. 

A pesar de unos pocos centímetros más, la modelo calificó para desfilar en el Fashion Week de Milán. Sin embargo, recibió una serie de críticas vía on-line por sus “gordos” muslos.

Fue votada como una de las seis chicas de Freshman Model Class de 2013 de Vogue, pero a pesar de todo su éxito, Golden-Bhojwani tomó la decisión de dar por finalizada su carrera de alta costura.

“No sé por qué, entre todas las personas, yo era la única incapaz de poder mantener las dietas y los regímenes. Pensé que era débil de mente, que no me importaba lo suficiente, o que quizás no lo quería tanto. Me culpé a mí misma por un largo tiempo, pensando una y otra vez cómo es que había fallado”. 

Había tanto justo frente a mí y lo dejé ir porque no podía dejar ir a mi peor enemigo, la COMIDA. Dejé a mi agente, dejé a mis clientes y lo peor de todo, me dejé a mí misma”.

Un par de años después, esta joven decidió mejorar su salud y comenzó a consumir entre 800 y 1.200 calorías diarias. Pero no era suficiente para ella. “Ese periodo es el más fit de toda mi carrera. Tenía un pack de seis abdominales, pero aún así no encajaba para gustarle a Victoria’s Secret o a otras marcas. Era una real lucha mientras veía a tantas chicas llegar allí de una forma tan fácil, comiendo lo que ellas querían y apenas haciendo trabajo físico mientras yo me rompía el trasero”. 

Ante tanta frustración, Golden-Bhojwani decidió darse un descanso y se fue a un viaje de seis semanas a la India. Terminó conociendo a su futuro marido y mudándose desde Nueva York a ese país.

“La foto de la derecha soy yo en este momento. No soy perfecta, no soy una modelo de Victoria Secret, no soy la mejor, pero soy yo y mi alma es feliz. Hago ejercicio cinco días a la semana, pero hay momentos en que no lo hago por lesiones o viajes. ¿Y sabes qué? Eso está bien”. 

A little flashback Friday action for you. This caption will be long and won't fit, so if you'd like to read please find the rest in the comment section….The left side was me at the start of the peak of my career. My first proper fashion week where I was actually the size I needed to be. I was booking amazing shows that one never thinks they actually could, walking with girls who I once looked up to, it was a serious adrenaline rush…but after fainting one night in my apt whilst preparing one of my very low cal meals (I think it was 20 pieces of steamed edamame if I remember correctly), I called it quits with the diet and workout regime I was put on and decided I could do it on my own. I thought to myself, I can still be this thin, but I'll just eat a little more so I don't feel so horrible. Well, eating a little more turned into eating nearly a bag full of almonds, which then turned into eating full size meals, which then turned into a full blown binge. I was craving every single food you could imagine and I was giving in to every craving even though I knew this was such an important time in my career. I made it through NYFW okay, no one had noticed any weight gain, but by the time I had gotten the LFW I could see the pounds starting to show both in the mirror and on the measuring tape, but I kept quiet obviously not wanting to sabotage myself. I found myself going to the grocery store and picking up raw vegetables to try and make up for the near two week binge I had in NY, but I didn't see any weight coming off no matter how "healthy" I was eating and no matter how many workouts I fit in. MFW came and I knew I was bigger and by bigger I mean a 35.5in hip rather than the 34.5in hip I started with in NY, I played it cool and just pretended everything was normal. I did end up booking shows, Dolce & Gabbana being one of them. Which I afterwards received online criticism about my thighs looking fat…Anyways PFW came about, and I found it impossible to resist those chocolate croissants I went on many a casting with one exclusive option being on my schedule, but after meeting the client I knew the reason for me not nailing the gig, my size…

A post shared by Liza Golden-Bhojwani (@lizagoldenreal) on

Hoy, ella está llegando a una reconciliación con su cuerpo natural.

Si bien muchas podemos admirar a las hermosas modelos de grandes marcas, el cuerpo natural de la mujer es verdaderamente hermoso. Ser delgada no es sinónimo de ser una persona sana, y las marcas se están percatando de ello poco a poco, incorporando a chicas de todo tipo para sus promociones. 

 

 

Te puede interesar