Por Gustavo Aldunate
8 marzo, 2015

La pobreza hace que sea demasiado difícil aprender.

Muchos creen que la pobreza se debe a falta de motivación personal, o a carencia de voluntad. Y aunque puedan existir casos como esos, dichos casos no validan un estereotipo tan injusto y de poca empatía social. Nadie es pobre porque quiere serlo. Nadie lo escoge con libertad. Esta profesora de tercer grado nos cuenta la historia de un chico de 8 años, que vive en una situación vulnerable y que presenta serios problemas para asimilar el contenido en la escuela. Pero es que, cuando eres pequeño y tu principal preocupación en la vida no es discutir sobre tu color favorito con tu amigo de clases sino preocuparte por las compras y la salud de tu mamá… Se hace difícil aprender:

httpv://youtu.be/n3lYGdK-E-Y

Original

Puede interesarte