Por Ignacio Mardones
13 octubre, 2015

Su visión optimista lo ayudó a salir adelante

Jon Masters se pasa los días bajo un árbol acompañado de su perro. Él vive en la calle, pero recientemente ha encontrado una ocupación que podría mejorar su calidad de vida: pintar cuadros y venderlos en la vía pública. Antes de ponerse a desarrollar su talento con el pincel, Jon había escrito un letrero que decía «Sólo necesito un poco de ayuda». Con el dinero que ganó pudo comprar telas, pinturas y otras herramientas que requería para hacer sus pinturas.

A los pocos días, Jon ya había logrado pintar una serie de cuadros y comenzó a venderlos a la gente que pasaba. Los paisajes sorprendían por su belleza y las personas decidieron pagar el precio, el cual era bastante bajo porque a Jon sólo le interesa mantenerse.

Aquí podemos conocer a este artista callejero que es un gran ejemplo de superación:

httpv://youtu.be/rds7PLnkK8Y

«Soy un gran creyente de que nada malo pasa nunca, aunque en un momento todo se vea como la mierda. Sólo hay que dar el tiempo suficiente para ver qué es eso bueno que se acerca».

Jon Masters

Las pinturas de Masters han sido apreciadas por cientos de personas y él está pudiendo mejorar su situación económica gracias a eso. Él no es ambicioso, las vende a un precio bajo, porque tiene el tiempo para seguir pintando y así logra mantenerse.

¿Qué te pareció su historia? 

Puede interesarte