Por Cristofer García
30 abril, 2020

Víctor ha luchado contra problemas de salud desde que nació y estuvo conectado a una máquina para poder alimentarse toda su vida. Pero ahora eso cambiará.

El pequeño Víctor ha sido un guerrero desde su nacimiento. Este chiquillo ha tenido que afrontar desde su nacimiento fue colocado en la lista de pacientes que esperan trasplante, debido a que vino al mundo con una serie de afectaciones en su salud. No obstante, con el tiempo todo cambió.

Él fue diagnosticado con gastrosquisis, lo cual lo ha condenado a pasar su vida conectado a máquinas de alimentación. Pero eso ya no será más así, debido a que al fin llegó su ansiado trasplante, para vivir tranquilo.

NUPA

El chiquillo recibió 6 trasplantes de órganos para poder empezar de nuevo. Con mucha suerte todo salió bien en esta complicada operación. Esta condición de salud que sufría, en el área de sus intestinos, no le permití alimentarse hasta que recibiera el trasplante, por lo cual Víctor pasaba 18 horas al día conectado a una máquina de nutrición parenteral, para alimentarse.

Según reseñó Milenio, el pequeño tuvo que vivir de esa manera durante 31 difíciles meses, mientras sus padres vivían en medio de la desesperación porque llegaran los órganos que necesitaba su hijo. Pero, cuando su padre recibió la llamada con la noticia, no pudo contener la alegría.

NUPA

Esta familia de Barcelona, España, tuvo que trasladarse hasta la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante multivisceral del Hospital La Paz, en Madrid, a más de 624 kilómetros. Todo en medio de la pandemia por el coronavirus.

Gracias a la ardua labor de estos médicos, el chiquillo recibió exitosamente sus trasplantes de estómago, hígado, duodeno, intestino delgado, segmento de colon y páncreas, lo cual le abrió una nueva oportunidad de vida.

NUPA

Víctor estuvo unas 8 semanas en el hospital, mientras se recuperaba de todo el proceso quirúrgico. Además, se encontraba sumamente resguardado, para prevenir cualquier contagio por el brote de COVID-19, que ha sido importante en España.

NUPA

“Mantenían la distancia de seguridad con el niño siempre que podían, intentaban no meter maquinaria externa dentro de la habitación, se desinfectaba todo continuamente, nos indicaban cómo dar la medicación para evitar tocar el personal todo lo que iba a necesitar el niño después”, comentaron los padres a Milenio.

NUPA

Para los médicos fue todo reto realizar este procedimiento y que saliera con todo éxito. Sabían que era difícil, aún más cuando demoró más de 2 años en espera por los órganos.

NUPA

“Para el equipo médico, hacer un trasplante multivisceral en un niño cuya única esperanza es que le llegue ese injerto, es siempre motivo de alegría. Que éste tenga lugar tras más de dos años y medio en lista, y justo al inicio de esta crisis sanitaria, es una sensación ambivalente”, dijo la jefa de la Unidad de Trasplante Intestinal de La Paz, Esther Ramos,.

Puede interesarte