Por Alvaro Valenzuela
24 noviembre, 2015

“Yo soy un soldado y me pagan para proteger a los ciudadanos de este país. No podía sentarme y ver cómo eran saqueados los pasajeros”.

Vishnu Shrestha iba viajando arriba del tren Maurya Express en India en su asiento pegado a la ventana. Venía dormitando. Él era un ex soldado Gurkha de 45 años que viajaba de vuelta a su casa tras haberse retirado del ejercito indio. Cuando el tren atravesaba una de las junglas más densas de Bengala Occidental, alrededor de la medianoche, algo muy inesperado sucedió. El tren se detuvo en la mitad de la nada y entre 10 y 20 hombres armados abordaron el tren a la fuerza a través de diversos vagones.

Algunos también viajaban como pasajeros y comenzaron a amenazar a los pasajes con armas para que les entreguen sus posesiones de valor. Así lo describe, Vishnu, entrevistado por el diario The Times of India en 2010 cuando aconteció todo:

“De repente, se oyeron gritos y el sonido de pies que corrían. Alguien tiró de mis sábanas. Me senté y encontré un número de personas paradas cerca de mis pies. Exigieron que entregue todo mi dinero en efectivo y objetos de valor. Hubo confusión por todas partes y yo grité que era un jawan del ejército indio [soldado de infantería]. Los delincuentes retrocedieron y pusieron su atención [en otra parte]… Ellos comenzaron a arrebatar joyas, teléfonos celulares, dinero en efectivo, ordenadores portátiles y otras pertenencias de los pasajeros”.

Desde un principio el hombre, a pesar de ser un soldado altamente entrenado decidió quedarse tranquilo y entregar sus cosas de valor a los maleantes para poder sobrevivir. Los gurkhas son conocidos por ser feroces combatientes y servir en unidades especiales de las fuerzas armadas del Reino Unido y de la India. No obstante el dinero no parecía lo suficientemente importante como para arriesgar la vida.

Un “kukri”, cuchillo típico que llevan los soldados gurkha:

Alibaba
Alibaba

Pero de pronto todo cambió cuando un grupo de los ladrones se acercó violentamente a una chica de 8 años y a su madre. Eso fue suficiente para Vishnu sacara su cuchillo “kukri” y entrara en acción:

“Inicialmente, fueron tomados por sorpresa y pude conectar con al menos tres de ellos. Los golpes fueron graves y tienen que haber sido ingresados ​​en algún hospital. Luego, los delincuentes empezaron a luchar. Dispararon un tiro que no me llegó. En un momento se me cayó el kukri de mi mano y fui atrapado. Ellos lo recogieron y lo usaron contra mí”.

Vishnu terminó con una grave lesión en su mano izquierda luego de todo el alboroto que duró alrededor de 20 minutos. Los ladrones consiguieron escapar pero luego 6 fueron capturados por la policía. Parte del botín también se recuperó según reportó el Times indio.

f
top10zen

El valiente soldado luego fue premiado por su coraje.

“Yo soy un soldado y me pagan para proteger a los ciudadanos de este país. No podía sentarme y ver cómo eran saqueados los pasajeros”.

¡Una historia digna de una película!

Puede interesarte