La Operación Corona está dirigida por el mismísimo Príncipe Harry y pretende terminar con los cazadores furtivos en África.

Está en una misión ecologista de 3 meses por África, su primera parada fue en Namibia, donde se reunió y discutió con Pohamba Shifeta, el ministro de Medio Ambiente y Turismo en el Parque Nacional Etosha, sobre temas referidos a la conservación de la fauna y la flora local. Su siguiente destino fue Sudáfrica y aún le falta visitar Tanzania y Botswana, donde pasará gran parte del tiempo trabajando en conjunto con expertos en protección de la vida silvestre, además de colaborar con Pete Morkel, un médico oriundo de Zimbawe que se dedica a combatir las amenazas que pesan sobre el rinoceronte negro.

[jwplayer player=»2″ mediaid=»243316″]

Estamos hablando del mismísimo Príncipe Harry de Inglaterra, quien a sus 30 años está cumpliendo uno de sus mayores sueños, al ayudar a los animales salvajes que son tan vilmente cazados por el hombre, y lo peor, con el único objeto de satisfacer caprichos.

2969D05400000578-0-image-a-13_1433638189350

Fuente

Así, dejó los lujos del palacio y las obligaciones sociales para internarse en la sabana, aprender de los mejores veterinarios de la región e incluso ponerse en situaciones riesgosas, como es el hecho de viajar de manera secreta hasta un campo militar, para formar parte del patrullaje nocturno de la reserva del Parque Kruger. Un lugar donde hace menos de una semana los guarda-parques se vieron enfrentados a un tiroteo, al descubrir a 3 cazadores furtivos que se encontraban en el sector del Río Cocodrilo.

Todo esto es parte de la campaña contra la caza furtiva del gobierno llamada la Operación Corona, la cual ya ha terminado con más de 300 cazadores furtivos de la zona, gracias a los perros rastreadores, bombas de humo verde para alertar a los pilotos de helicóptero de una zona de aterrizaje seguro, y por supuesto, de los equipos de ataque que se despliegan para terminar con las bandas de criminales armadas de rifles y machetes.

UNILAD-12-filepictures3
Parte del equipo de patrullaje de Sudáfrica para terminar con la caza furtiva.
Fuente

Un trabajo que hasta ahora ha sido bastante eficaz y que se espera logre terminar para siempre con los cazadores de rinocerontes y otras especies.

De todas formas al terminar la gira, Harry volverá a Londres para trabajar como voluntario en la Unidad de Recuperación Personal, donde se asiste a soldados que atraviesan un proceso de rehabilitación tras resultar heridos en servicio.

Puede interesarte