Por Javiera Mc Niven
29 enero, 2016

Una impresora 3D y mucha vocación han sacado hermosas sonrisas

Una pareja de británicos transformaron un pequeño cobertizo en una fábrica de esperanzadoras sonrisas. Con una impresora 3D fabrican prótesis de manos y brazos para niños que además colaboran en el diseño. Lo más alentador es que estos chicos lo hacen gratis, un ejemplo de solidaridad, ¿no crees?

A primera vista el pequeño cuarto ubicado en el jardín trasero de una casa en Swansea, Gales (Reino Unido), parece una pobre bodega. Pero, todo cambia al echar un vistazo en su interior. Herramientas, líneas de aislamiento de aluminio en las paredes y una impresora 3D; todo lo necesario para dar vida a “Team Unlimbited” (juego de palabras en inglés)

BBC Mundo

Una misión autofinanciada de Stephen Davies y Drew Murray que regala manos y brazos con diseños personalizados a niños que nacen sin estas extremidades.

La demanda ha ido en aumento y las paredes del cobertizo lo testifican con fotos de los chicos que han conseguido una nueva oportunidad gracias a el trabajo de esta pareja británica.

Stephen Davies, quien encabeza el proyecto, es ingeniero en diseños computacionales, padre y además nació sin una mano; lo que en gran medida inspiró la iniciativa. Un día y luego de recibir el brazo que le ofreció el sistema de salud británico, dijo que no pudo hacer otra cosa que llorar.

BBC Mundo

Buscando otra opción conoció a Drew Murray, un consultor de tecnología de la información que integraba la red de voluntarios e-Nable, que se dedica a fabricar prótesis gratuitas para niños. El accedió y lo ayudó. Era la primera mano adulta que creaba. 

“Me sentí como si midiera tres metros caminando por la calle. Fue una gran inyección de confianza. Me impresionó tanto (el resultado) que tenía que involucrarme”

– Recuerda Murray a BBC-

Así fue como ambos se asociaron y con la experiencia de ambos fueron arreglando ciertas fallas de los modelos que ofrecía e-Nable: “Todo lo que hacemos está financiado por mí y Stephen además de generosas donaciones”, explicó Murray.

BBC Mundo

“No somos una organización caritativa, sino solo dos hombres en un cobertizo. Es gratificante utilizar nuestras habilidades profesionales de otra manera

– Agregó Drew Murray –

La primera beneficiada fue Isabella, una pequeña niña que actualmente tiene 9 años. Con su prótesis de brazo rosada ha aprendido a tocar el piano, puede sacar a pasear a su perro e incluso jugar a la pelota con su hermano William.

BBC Mundo

“La confianza que le dio (su prótesis) fue increíble. Dejó de sentirse cohibida. Cada persona es diferente a su manera, pero para ella hace que su diferencia sea un poco más especial”, dijo la mamá de Isabella, Sarah. “Me ayuda mucho con cosas que no puedo hacer normalmente y con otras que no he probado”, explicó la chica de 9 años.

BBC Mundo

Hasta ahora Isabella ha recibido tres prótesis e incluso apareció en una campaña publicitaria pata los Juegos Paralímpicos de ese año. Cada mano cuesta unos US$36 en materiales y 12 horas de trabajo. El tiempo se les hace poco con los cientos de peticiones que han recibido.

“Yo trabajo a tiempo completo, tengo hijos, un bebé de 10 meses. Pasamos todas nuestras tardes y fines de semana haciendo esto. Lo hacemos todo gratis, ni siquiera cobramos el envío

– Dijo Davis –

BBC Mundo

Aunque el dispositivo no es tan robusto como una prótesis tradicional, es una excelente opción para niños porque estos crecen rápido y las deben ir cambiando constantemente. El diseño no ha sido aprobado por la Unión Europea, razón por la que no puede comercializarse. Pero Murray señaló que ellos se han centrado en continuar su proyecto gratuito y regalar más sonrisas a los niños que lo necesitan.

Puede interesarte