Por Luis Lizama
13 febrero, 2020

Las cosas no han sido fáciles para su familia, eso ella lo sabe. Todavía con su uniforme y mochila, en su modesta bicicleta, lleva las bolsas con latas y botellas para ganar un dinero extra.

A veces, lamentablemente, los ingresos en casa no alcanzan. Seguramente, tanto tú como yo, lo sabemos. Cuando somos pequeños no hay mucho que hacer, más que ver a nuestros papás tomándose la cabeza para ver cómo hacen. No todos los niños son iguales, pocos harían como la protagonista de esta historia.

Se trata de una estudiante que, de regreso a casa, con su humilde bicicleta, arrastras las bolsas del reciclaje para ganar unos pesos extra. En su familia las cosas no han andado bien, claramente, así que ella posterga su infancia por ayudar. 

Te dejamos el video grabado por una usuario de Facebook, donde se ve a la niña manejando su transporte:

Según indican algunos medios de Internet, Jenny sería el nombre de la niña de 9 años. Residentes en la ciudad de Thani, en Tailandia, ella y su familia deben hacerlo a menudo para conseguir un ingreso más.

La cuestión resulta un tanto inquietante, pues los niños no deberían preocuparse de esto. Ella está postergando su infancia, saliendo del colegio y recorriendo las calles para recolectar la basura.

Muchos dirán que es parte del esfuerzo, pero no. Su única preocupación debería ser la escuela y divertirse. 

Facebook Jithathai Chaiyathep (Captura de pantalla)

«Jenny es una chica encantadora que siempre comparte la carga de su familia. Creo que este video muestra cuán grande es la brecha en Tailandia entre ricos y pobres en la sociedad».

Escribió la autora de la publicación en Facebook.

El video ha sido altamente difundido en las redes sociales, tanto así que incluso algunas personas han ayudado a la pequeña y su familia.

La propia Jithathai Chaiyathep escribió, después de su encuentro con la niña, que había donado algún dinero a la familia, quienes le agradecieron con el alma.

Facebook Jithathai Chaiyathep (Captura de pantalla)

Su historia fue tan aplaudida, que varios canales de la televisión quisieron entrevistarlos. Allí, confesaron atravesar por un momento complejo, sobre todo en el ámbito económico. 

Por este motivo es que la niña junta botellas de vidrio y latas, para poder venderlas y comprar comida.

No justificamos el trabajo infantil, ni mucho más. Pero sí reconocemos el valor de la pequeña, digna de aplaudir de pie.  

Puede interesarte