Por Camilo Morales
5 enero, 2022

Con la ayuda de una organización benéfica, Gilmar y Nicelia, junto a sus 6 hijos, podrán dejar el bus abandonado para vivir en una casa de cemento.

El sueño de la casa propia es un anhelo que muchas familias del mundo quieren cumplir, pero que debido a los contextos difíciles, como las crisis económicas, la pandemia, la cesantía y la mala situación financiera, se ha visto truncado una y otra vez.

Y como hay ocasiones en que no hay un techo donde vivir, las familias están obligadas a tener que vivir en la calle o en lugares que no están acondicionados para la supervivencia.

VOAA

Hace poco se dio a conocer la historia de una familia que vivía en un autobús abandonado en el centro de Sao Paulo, Brasil. Se trata de Gilmar, de 51 años, y Nicelia, de 38 años, quienes tenían que pasar sus días junto a sus 6 hijos en un vehículo que había sido improvisado como casa.

VOAA

El problema fue que desde el ayuntamiento de la ciudad no vieron con buenos ojos que la familia se asentara en ese lugar, por lo que les notificó que era algo ilegal, según informó Razoes Para Acreditar.

VOAA

Gilmar y Nicelia no tenían para donde ir con sus 6 hijos, así que decidieron que se quedarían allí aunque los tuvieran que echar a la fuerza. Ambos no tenían las capacidades económicas como para alquilar otro sitio. 

La noticia fue escalando y llegó a todos los rincones de la ciudad. Muchas personas se sintieron conmocionadas por ver una familia que luchaba por salir adelante viviendo en un autobús abandonado. 

VOAA

Fue así que se organizó una colecta luego de saber que el ayuntamiento desalojaría a la familia y le cobraría una multa de más de 3 mil dólares si es que no salían de ese lugar.

La organización VOAA logró recaudar 25 mil dólares para que la familia pudiera comprar una casa. Así, Gilmar y Nicelia obtuvieron los papeles de un terreno en donde había una casa abandonada a la cual le harán remodelaciones para que puedan vivir ahí.

Puede interesarte