Por Catalina Yob
15 febrero, 2018

“Tenía miedo, y todavía lo tengo, por el hecho de que él podría olvidar cómo era y lo qué es. Tomar fotos de él es una especie de terapia para ambos”, esgrimió Mario Zorzi, el encargado tras el proyecto.

“En las manos de mi padre” es el título con el que Mario Zorzi, un fotógrafo amateur busca retratar la vida de su padre, quien fue diagnosticado de demencia. El hombre de 33 años, proveniente de Verona (Italia), quiere que personas de todo el mundo conozcan en mayor profundidad las severas consecuencias del alzheimer, una enfermedad que a pesar de ser común, no existe mucha información certera al respecto.

El proyecto comenzó en el año 2011, fecha en la se le fue informado el diagnóstico a su padre Giovanni Zorzi, quien a los 66 años comenzó a mostrar los primeros indicios de la enfermedad. Tras el fatal diagnóstico, Mario decidió comenzar a sacarle fotografías, sin embargo esto sólo le representaba un pasatiempo, ya que tuvieron que transcurrir un par de años para que la iniciativa se convirtiera en algo formal. 

El nombre del proyecto obedece a que Mario utiliza las manos como una herramienta para captar la atención en las fotografías. Él cree que las manos son la parte del cuerpo que responde de forma inmediata a la enfermedad, ya que muchos de quienes la padecen suelen olvidar qué es lo que deben hacer con éstas.

Las fotografías ponen de manifiesto aquellas dificultades inherentes a la enfermedad, las cuales pueden inhabilitar la vida de quienes la sufren, en este caso la de Giovanni y su esposa, quien es la principal encargada de velar por su salud y seguridad. 

“El alzheimer es, desde mi experiencia, una enfermedad terrible que destruye la mente y el cuerpo del paciente, pero que también afecta a la familia, a la gente que lo cuida. No sé si es correcto lo que estoy escribiendo, pero de alguna manera, déjenme decir, es una suerte de enfermedad social. Envuelve a una pequeña comunidad”.

“Tenía miedo, y todavía lo tengo, por el hecho de que él podría olvidar cómo era y lo qué es. Tomar fotos de él es una especie de terapia para ambos”.

“Lo que más me gusta de él es su habilidad para siempre decir o hacer algo que nos haga reír. Él siempre nos hace sentir cómodos para hacer que tengamos una sonrisa en nuestro rostro”.


 

Puede interesarte