Por Alejandro Basulto
22 junio, 2021

Este deportista paraolímpico chileno ha podido codearse con los mejores profesionales del tenis y ha practicado una infinidad de disciplinas deportivas distintas. Sin embargo, para él, su hijo es su mayor logro.

Con 35 años, Francisco Cañulef es una persona con discapacidad que puede sentirse feliz con lo que ha llevado a cabo a lo largo de su vida. Debido a que este tenista paralímpico chileno nació con una malformación congénita que lo conllevó a nacer sin piernas. Pero esto nunca fue impedimento para lograr sus sueños, ya que en la actualidad ha representado a su país en instancias muy importantes como las Olimpiadas y otras competiciones a nivel continental y mundial para deportistas que están en su misma condición.

Francisco Cayulef / Twitter

Este joven oriundo de Melipilla empezó a los 17 años a jugar tenis profesionalmente, el que se convirtió en su deporte favorito durante su rehabilitación, la que realizó con ayuda de la Teletón. Es gracias a esta institución que pudo salir adelante e incluso, hacer realidad varios anhelos que tenía desde pequeño. Como realizar distintos deportes, e incluso algunos extremos como el surf.

Francisco Cayulef / Twitter

“Estaba en la Teletón tratando de caminar con unas prótesis y parte de estar todo el día en la Teletón era hacer deporte y ahí empecé con natación, con tenis de mesa, hasta que llegué a lo que es el tenis y dije ‘esto es lo que quiero hacer’ por el resto de mi vida (…) Creo que tuve muchas influencias de la época como, por ejemplo, estaba el boom del Chino Ríos, además también resaltaban otros factores como la posibilidad de viajar, de conocer otras culturas y yo creo que todo eso me fue como engatusando y la verdad terminó más que enamorándome. Comencé a hacer deporte cuando tenía 12 años y también lo hice para descubrir que podía tener otras capacidades y esto me llevó a tomarlo de manera profesional”

– dijo Francisco Cayulef a Project Running Blade

Francisco Cayulef / Twitter

En toda su trayectoria de más 18 años como tenista profesional, Francisco ha representado a Chile en siete mundiales, en una Parasudamericana, dos parapanamericanos y sin duda su mayor hito a nivel deportivo, fue clasificar por sus propios méritos a las olimpiadas, donde a pesar de que perdió en primera ronda en algunas categorías, hizo realidad en menos de 4 o 5 años ese sueño que tenía desde que empezó a competir. Para él estar en las olimpiadas de Bejing, China, fue algo épico. Pero aún así, no es su mayor logro. Ya que para él, lo mejor de su vida, fue ser papá.

“Ser papá es una bendición y un amor que uno no dimensiona lo que uno puede llegar a amar a una personita que depende uno”

– dijo Francisco Cayulef a la Teletón Chile

Francisco Cayulef / Twitter

Hace poco, vivió su cuarto Día del Padre junto a su hijo Mariano Agustín, quien nació como fruto de su relación con Loreto, la mujer de su vida. Para Francisco, ser papá es el máximo anhelo que pudo haber llevado a cabo. Hace cuatro años tiene niño que le alegra todas las mañanas al despertarlo y que le motiva a seguir superándose.

Puede interesarte