Por Camilo Morales
28 julio, 2022

“Miré hacia arriba y la niña ya estaba andando por la calle. Me levanté por instinto para que no se cayera o para tratar de detenerla (…) La solución fue abalanzarse, por así decirlo, y atraparla”, detalló el héroe Lucas Adriano de Souza.

Es normal que cuando los niños están recién aprendiendo a andar en bicicleta sientan cierto temor por posibles caídas y heridas. Y eso es algo que toda persona ha tenido que pasar y superar, ya que cuando se logra más confianza es cuando las habilidades pueden desenvolverse con mayor naturalidad. 

Sin embargo, siempre pueden existir esos accidentes en menor o mayor gravedad. Recientemente, en Américo Brasiliense, Brasil, ocurrió un hecho que podría haber terminado en tragedia de no ser por la rápida acción de un transeúnte.

Pixabay

Según información de Globo, las cámaras de seguridad captaron el momento justo en que una niña conducía su bicicleta a gran velocidad y sin control calle abajo.

La chica estuvo a punto de golpearse de lleno con un poste del alumbrado público, pero tuvo la fortuna de que un grupo de hombres estaba conversando en la acera. Fue ahí que Lucas Adriano de Souza, un carpintero de 26 años actuó con rapidez y alcanzó a tomar en sus brazos a la niña antes de que se golpeara contra el larguero de madera.

Globo

Lucas contó que fue el instinto que le hizo actuar de esa forma. Además, no esperaba que eso causara tanta repercusión en redes sociales.

El joven carpintero estaba compartiendo con sus amigos fuera de un bar cuando todos notaron que la niña venía conduciendo a alta velocidad, porque la calle estaba en bajada. Ahí fue cuando decidió tomarla de los brazos antes del impacto.

Globo

Miré hacia arriba y la niña ya estaba andando por la calle. Me levanté por instinto para que no se cayera o para tratar de detenerla (…) La solución fue abalanzarse, por así decirlo, y atraparla“, detalló en sus palabras.

Como la bicicleta venía tan fuerte el pedal golpeó en la rodilla de Lucas. Sin embargo, no fue una herida de mayor gravedad.

Globo

Estaba tan aterrorizada que no dijo nada. Estaba tan asustada, vino a mí y la voz ni siquiera salió. Yo solo le di una mano y ella me la mano (…) fue el instinto salvarla de la caída“, agregó Lucas, quien no sabe cuál es el nombre de la niña que salvó.

Puede interesarte