Por Alejandro Basulto
3 septiembre, 2019

Su pequeño Lars, de 3 años, fue diagnosticado con autismo infantil, condición por la cual sería en muchas ocasiones incomprendido y aislado. Y él como su papá, no iba a quedarse de brazos cruzados.

Esta es la historia de Thorkil Sonne. Un papá que vivía una vida tranquila, con un buen trabajo, su pareja y su querido hijo, Lars, de tan solo 3 años de edad. Pero esto cambió cuando su pequeño regalón fue diagnosticado con un autismo infantil, condición que iba a afectar su capacidad relacionarse con otros, como también, iba a permear la posibilidad de ser comprendido por sus pares.

Specialisterne

Una situación ideal tornó en una llena de desafíos, ante los que Thorkil no se rindió e hizo lo posible para ayudar a crear un mundo más inclusivo para su hijo y otras personas con autismo. Como las que conoció en la Asociación Danesa de Autismo, en la que dio con otras familias con integrantes que tenían autismo. En este lugar, además Sonne se dio cuenta que las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA), ven dificultada su inserción en el mercado laboral. Por lo que se atrevió a emprender con su fundación Specialisterne, hipotecando su casa para llevar acabo este ideal.

Specialisterne

A través de ella, Sonne busca crear un millón de puestos de trabajo para personas con autismo. Para lo que está realizando colaboraciones con diferentes escuelas secundarias, universidades, corporaciones y agencias comunitarias, con la finalidad de modificar el examen de las prácticas tradicionales en el mundo laboral y con la intención de que se pueda incorporar y capacitar a personas con autismo y de ese modo, lograr una neurodiversidad en las empresas.

Specialisterne

Specialisterne se encuentra actualmente en 12 países, habiendo creado 10.000 puestos de trabajo para personas con TEA. A quienes les han valorado (laboralmente hablando) por sus características habilidades, tales como tener una gran capacidad de memoria, o también, una vista notablemente capacitada para dar con los detalles más finos. Sin olvidar, que dada a su condición, son personas muy estructuradas, que les apasiona el orden y los detalles bien hechos, por lo que muchas empresas estarían felices por tener empleados así.

 

Puede interesarte