Por Camilo Morales
8 septiembre, 2021

La esposa de Jean-Pierre, Bernardette, siempre se opuso a desconectarlo y aplicarle la eutanasia. Es por eso que se levantaba todos los días a las 7 de la mañana para atender al exdeportista.

Hace poco se supo la historia de Jean-Pierre Adams, un exfutbolista que quedó en coma en el año 1982 y se mantuvo en ese estado hasta el día de hoy. A través de esos años quien se mantuvo a su lado fue su esposa Bernardette Adams, quien lo cuidó diariamente.

El futbolista, a pesar de llevar una vida sana y de deporte de alta exigencia, se lesionó de una rodilla y entró al pabellón para realizarse una cirugía común. Sin embargo, producto de una negligencia médica con la anestesia, nunca más se despertó.

Getty Images

Luego de unos meses internado en el hospital, el equipo médico decidió que el futbolista podía irse a casa. De ahí en adelante Bernardette se hizo cargo de sus cuidados, despertándose todos los días a las 7 de la mañana para atenderlo y darle sus comidas necesarias. 

Lamentablemente, luego de 39 años en coma, Jean-Pierre no pudo resistir más y su estado de salud se deterioró. Murió a la edad de 73 años junto a su esposa en su hogar, según informó CNN.

Senegal 7

En su carrera futbolística, el deportista jugó en varios equipos importantes de Francia, como Nimes Olympique, Niza y Paris Saint-Germain. Incluso, fue nominado en un par de ocasiones a la selección adulta de su país.

A pesar de su estado de salud, Bernadette siempre se opuso a desconectarlo y darle la eutanasia, ya que siempre se mantuvo estable dentro de su coma. Tuvo que luchar durante varios años con críticas de personas, quienes cuestionaban que la mujer dejara que se mantuviera en ese estado.

Facebook Bernardette Adams

Una de esas personas fue un compañero de equipo que tuvo Jean-Pierre, Marius Tresor, quien según La Nación dijo “incluso si se despertara, no reconocería a nadie. Entonces, ¿vale la pena vivir así?“. 

CNN

Bernardette finalmente no hizo caso a esos comentarios y se mantuvo a su lado. De hecho, en algún momento tuvo el temor de morirse antes, ya que si eso ocurría no habría nadie quien cuidara a Jean-Pierre. “¿Qué sería de él? Morirá sin que lo atiendan. Me necesita para poder comer, para satisfacer sus necesidades primarias. Si no lo hago, ¿quién lo hará?”, enfatizó.

Puede interesarte