Por Valentina Miranda
18 febrero, 2022

“Todavía estaban a dos semanas de lo que el Reino Unido clasifica como viable y a los bebés se les dio un 0% de posibilidades de supervivencia”, dijo Jade Crane a Daily Mail, quien tuvo a Harry y Harley en un complicado momento. Sus hijos han pasados 13 semanas internados y pronto podrán ir a casa.

Jade Crane, de Nottingham (Inglaterra), llevaba un tiempo tratando de convertirse en madre junto a su esposo Steve, pero en el camino se atravesaron muchos obstáculos que parecían impedírselo.

Juntos estuvieron intentando por 3 años ser padres de forma natural, pero Jade sufrió un embarazo ectópico que los obligó a buscar otras opciones como la fecundación in vitro en el 2010. Sin embargo, la mala racha seguía para ellos porque ella tuvo tres abortos involuntarios durante el proceso para descubrir que su sistema inmunológico rechazaba los embarazos, por lo que comenzó un tratamiento en base a medicamentos.

“Tuvimos un viaje de FIV realmente largo. Steve y yo hemos estado juntos durante 14 años, y 11 de ellos se han dedicado a la FIV”, dijo Jade a Daily Mail. Después de varios intentos, Jade logró quedar embarazada de gemelos y pese a su miedo a pasar por lo mismo, no se confió, pero esta vez el avance fue mayor.

Jade Crane

Todo parecía marchar bien hasta que a las 22 semanas de embarazo, Jade perdió líquido en su casa y fue al hospital. Resulta que las membrana fetales se había roto, lo cual ocurre antes del parto. Era muy pronto para que nacieran porque a ese tiempo, los bebés no son viables, y el doctor consideró que podía pasar lo peor. Jade sintió miedo.

“El médico seguía diciendo que era un aborto espontáneo, pero yo dije que no podía ser porque podía sentir a los bebés moviéndose”, dijo Jade a Daily Mail.

La futura madre fue internada en el hospital, y los doctores intervinieron al notar señales de vida de los bebés. Nacieron vivos y bien, aunque había que cuidarlos en el hospital desde entonces.

Jade Crane

“Los médicos decían que los bebés no sobrevivirían a esta gestación. Todavía estaban a dos semanas de lo que el Reino Unido clasifica como viable y a los bebés se les dio un 0% de posibilidades de supervivencia”, contó Jade a Daily Mail.

Harley y Harry, como fueron llamados sus hijos, fueron entubados y conectados a ventiladores porque eran muy pequeños, ya que el parto no debió ocurrir tan temprano. Han estado así hasta que cumplir la fecha de parto original, es decir, la fecha en que se esperaba que nacieran.

Jade Crane

Los hermanos recién nacidos han pasado 13 semanas en el hospital y la oportunidad de ir a casa con la familia está cada vez más cerca. “Tienen todos los problemas de salud que vienen con un parto prematuro, pero se están trabajando en todos y diría que ahora están en una etapa en la que están prosperando y estamos hablando de planes para volver a casa”, dijo Jade al mismo medio.

Todo ha sido nuevo para la madre y los mismos doctores, ya que casos como este son prácticamente nulos y la evidencia no existe. Jade investigó en internet y supo de una mamá que pasó por lo mismo en Estados Unidos. Se puso en contacto con ella y recibió orientación. “Estoy muy orgullosa de mis bebés, son pequeños luchadores”, comentó la mamá de los gemelos a la misma fuente.

Jade Crane

“Pasarán a la historia médica. ¡Estoy bastante segura de que tendrán una de las salas con su nombre porque todos están asombrados a ellos!”, comentó Jade al sitio.

Son considerados como una pareja milagrosa.

Puede interesarte