Por Camilo Morales
29 julio, 2021

Rebeca Andrade, de 22 años, estuvo preparándose cuando era niña en el proyecto Iniciación al Deporte, que le permitió ir a sus primeras competencias. Hoy entró en la historia al ser la primera brasileña en obtener una medalla en los Juegos Olímpico Tokio 2020 en esa disciplina.

Durante los Juegos Olímpicos cada uno de los deportistas intentan dar lo mejor de sí para así representar bien a su país y poder lograr una medalla. Pero lo que no mucha gente sabe es que para poder llegar hasta Tokio 2020, los deportistas tuvieron que sortear distintas dificultades, la mayoría de ellas económicas.

Rebeca Andrade, de 22 años, es una gimnasta cuyo recorrido se diferencia mucho de lo que comúnmente tienen que pasar algunos atletas, quienes inician con entrenadores particulares, en academias o incluso en sus escuelas.

https://www.instagram.com/p/CR6v8C8MuHU/

El caso de Rebeca se despega de eso, ya que según informó el medio Globo, inició su carrera en un proyecto social de Sao Paulo, Brasil, llamado Iniciación al Deporte, con el cual comenzó a adentrarse cada vez más en la disciplina.

En sus primeros años se destacó por sus habilidades, lo que le valió el sobrenombre de “Daianinha de Guarulhos“, en referencia a la gimnasta Daiane dos Santos, quien fue muy exitosa entre 2003 y 2006, ganando diversos mundiales en la especialidad de piso.

https://www.instagram.com/p/CRgy7opslGo/

Rebeca entró en la historia de su país en Tokio 2020, esto porque se transformó en la primera gimnasta brasileña en obtener una medalla de plata en los Juegos Olímpicos en la categoría de piso.

Su infancia la vivió formándose en el gimansio de Guarulhos, en su ciudad, en donde entrenó durante 2005 y 2010. Rápidamente se destacó entre sus otras compañeras. Según Mônica Barroso dos Anjos, quien fue su entrenadora, ella era “rápida, explosiva, tenía un biotipo con mucho músculo, bien definido“.

Instagram @rebecarandrade

La madre de Rebeca, Rosa Rodrigues, explicó que como familia tuvieron que enfrentar problemas económicos, por lo que la gimnasta estuvo un tiempo sin poder entrenar. A pesar de eso, nunca detuvo su pasión y continuó una vez que su madre pudo tener más dinero.

https://www.instagram.com/p/CR6kus9MBE3/

Ahora se ha convertido en una gimnasta histórica en su país, algo por lo que su madre está muy orgullosa. “Estoy feliz de que ella esté allí, llegando a la final. Para nosotros, esto es motivo de orgullo. Ahora, con más oportunidades por el podio y el oro, la expectativa es enorme, estamos emocionados“, dijo.

Puede interesarte