Por Monserrat Fuentes
1 febrero, 2019

Amy Jandrisevits fabrica muñecos que ayudan a niños a no avergonzarse de ser distintos al resto. Pequeños con discapacidades y raras condiciones por fin son representados.

Gracias a los estereotipos que se han implantado en la industria de los juguetes, como las populares y esbeltas muñecas rubias y musculosos héroes de acción, por ejemplo, muchos niños se han visto afectados por esas imágenes poco realistas, sobre todo quienes sufren de discapacidades o enfermedades que no son comunes.

Para ellos es muy difícil encontrar juguetes con los que se sientan representado, lo que genera que desde temprana edad comiencen a sentirse discriminados.

A Doll Like Me/Facebook

Al notar este problema, una mujer de Wisconsin, en Estados Unidos, llamada Amy Jandrisevits se propuso crear ella misma muñecos que pudieran ayudar a miles de niños.

Fue así como creó la «A doll like me» o «una muñeca como yo» en español, donde crea figuras de felpa que son idénticos a sus futuros dueños, «es mi sincera convicción que las muñecas deben parecerse a sus dueños y las muñecas deben estar disponibles en todos los colores, géneros y tipos de cuerpo», dijo Amy a medios locales.

A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook

Ha creado muñecos con diversos colores de piel, con lunares, anteojos, con albinismo, prótesis, marcas de nacimiento y todo tipo de malformaciones. Su meta es lograr que los pequeños se sientan incluidos y aceptados gracias a este proyecto que realmente la llena de pasión.

Quiere que los pequeños comprendan que lo «normal» viene en todas las formas, tamaños y colores, fomentado la confianza en sí mismos y ayudándolos a aceptar la forma en la que lucen, haciendo que se sientan cómodos en su propio cuerpo.

A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook
A Doll Like Me/Facebook

«Estoy agradecida y emocionada de seguir cosiendo para que los niños puedan mirar la dulce cara de una muñeca y verse a ellos mismo reflejados en ella», finalizó Jandrisevits.

Puede interesarte